Villalba volvió a colgar el cartel de “Inscripciones agotadas” y no defraudó a los 320 moteros inscritos

La peña motera “A las 9 saliendo” de Villalba del Alcor celebraba este pasado domingo 7 de octubre la VIII edición de su Ruta Mototurística. Una vez más, el club local se mostraba unido y motivado en el trabajo de organizar una concentración de primera, y una vez más puso en la taquilla el cartel de “Inscripciones agotadas”. Hasta 320 moteros y moteras llegaron a tiempo de conseguir su plaza y se marcharon -una vez más- con un buen sabor de boca y con ganas de volver dentro de un año.

La peña “A las 9 saliendo” ofrecía a todos los interesados en asistir a este evento la oportunidad de inscribirse con antelación a través de su página web, con lo que se habrían asegurado el no quedarse sin plaza, sin embargo, aún es pequeño el número de participantes que eligen esta opción para garantizarse su plaza. Para todos los demás, “A las 9”, como manda su nombre, se abría la taquilla para realizar las inscripciones, los más madrugadores lo hacían a primera hora y durante las dos horas previas a la salida de la ruta por la comarca fueron llegando moteros de todos los rincones, y no sólo de la provincia, sino desde la de Sevilla y Cádiz también. El buen hacer -año tras año- de esta peña ha calado y su evento motero se ha hecho un hueco por derecho propio en el calendario de muchísimos moteros que no quisieron perdérsela; sin embargo, cuando tanta gente tiene la misma idea puede ocurrir lo que ocurrió: a las 10:20 de la mañana se acababan las 320 inscripciones que la organización había previsto y se cerró la posibilidad de participar plenamente en el evento. Hubo quien protestó y se quejó por no tener una inscripción, sin embargo, en esta peña tienen claro que no quieren un número de participantes que haga que esto se les vaya de las manos, el local más grande del que pueden disponer (sin que el precio se dispare) no admite más gente para mantener un nivel aceptable de confort y su apuesta es firme: mejor tener 320 inscritos satisfechos que 400 mal atendidos. Además, todos tuvieron la oportunidad de asegurarse su plaza a través de internet, seguramente el año que viene se eleve sensiblemente el número de inscripciones on-line.

Lo primero es pasar por la mesa de inscripciones

Lo primero es pasar por la mesa de inscripciones

Aquí tenemos a algunos de los más madrugadores

Aquí tenemos a algunos de los más madrugadores

 

 

 

Con la bolsa de regalo ya cogida empezamos a charlar

Con la bolsa de regalo ya cogida empezamos a charlar

Siguen llegando motos

Siguen llegando motos

Yo a lo mío, donde veo un grupito les casco una foto

Yo a lo mío, donde veo un grupito les casco una foto

El lugar de reunión, en un bonito enclave

El lugar de reunión, en un bonito enclave

Ya se va llenando la calle

Ya se va llenando la calle

Pero bueno, a lo que vamos, a las 9 se abría la mesa de las inscripciones y empezaba el desfile de moteros; conforme llegaban, aparcaban la moto y rápidamente a inscribirse, a recoger su mochila de regalo y a desayunar. Tres ubicaciones diferentes para una mejor organización: primero hay que pasar por la mesa de inscripciones, luego por la del regalo de bienvenida y luego por la del desayuno. Desde primera hora, un buen número de personas con una camiseta de color azul se organizaba por la plaza atendiendo a las diferentes necesidades del momento. Las motos iban llegando y aparcando en un lateral de la calle de forma ordenada hasta el momento en el que pasó el autobús y se cerró definitivamente la calle para que los participantes pudieran aparcar a ambos lados, realmente era necesario usar la calle entera, y es que la fila de motos aparcadas se perdía de vista a lo lejos. Entre los quehaceres de los recién llegados, el desayuno y las primeras charlas con los amigos se acercó la hora de tomar la salida. En esta ocasión -y sin que sirva de precedente- a las 11 saliendo, había llegado la hora de salir y con puntualidad británica el enorme grupo de motos se ponía en marcha.

Nosotros ya estamos preparados para salir, ¿nos vamos ya?

Nosotros ya estamos preparados para salir, ¿nos vamos ya?

En marcha, la grupo empieza a moverse

En marcha, el grupo empieza a moverse

Empezaba la ruta con un pequeño recorrido por las calles de Villalba del Alcor, un recorrido en el que los moteros saludaron a los vecinos de “A las 9 saliendo”, tras este recorrido, el grupo volvía a pasar por el punto de partida y se dirigía ya a la salida del pueblo para iniciar la ruta por la comarca. A lo largo de todo el recorrido -tanto en el interior de las poblaciones como en la carretera- llamaba la atención que en cada cruce o punto conflictivo había al menos una moto con un par de miembros de la organización controlando el tráfico y velando por la seguridad y la buena marcha de la ruta; uno se preguntaría “¿pero cuánta gente tiene esta peña?, ¿de dónde carajo sale tanta gente con la camiseta azul?”. Cuando las cosas se organizan a conciencia se nota y en esta concentración se hace evidente. Tras salir a la carretera nos dirigíamos a Manzanilla, Chucena e Hinojos antes de hacer la primera parada, en Almonte. Durante todo el recorrido se mantuvo un ritmo adecuado y el grupo se mantuvo sin roturas significativas entre los participantes. Muchas, muchas motos recorrieron este domingo la comarca de El Condado con la llamada de “A las 9 saliendo”.

La primera parada tenía lugar en una calle de la periferia de Almonte, en un lugar que tuviera cabida para aparcar tantas motos sin molestar a los vecinos de la localidad y donde poder ofrecer un refrigerio a los participantes. Cada inscrito recibía una bebida y una bolsa de patatas en esta parada, un rato para charlar, mirar esto o aquello de esta moto o la máquina que se ha comprado tal o cual compañero. Hacía calor, pero soportable, se agradeció que la temperatura fuera un poco más suave que los días anteriores. Un remolque hizo las veces de “cantina” en la que atender a tantos moteros sedientos y fue la propia organización la que se encargó del reparto. Tras unos minutos de relax y charla llegaba la hora de volver a la carretera y poner rumbo a la siguiente parada, que tendría lugar en el bar Trastevere, a la entrada de Rociana. Al llegar a esta localidad ya hubo quien prefirió quedarse echando su primera cervecita en el bar mientras esperaba a que el grueso del grupo hiciera un recorrido por el pueblo. Pues sí, mientras los más “espabilaíllos” se quedaban regando la plaza, los demás nos dábamos una vuelta por las calles de Rociana, como siempre, haciendo ruido y dando un poco que hablar a los vecinos, que se asomaban -curiosos- a puertas y ventanas ante el revuelo organizado por tantísimas motos en una localidad tan tranquila habitualmente. Tras el recorrido por el pueblo llegábamos al punto de descanso y nos echamos en avalancha a por el segundo aperitivo de la ruta, aquí teníamos algo de sombra y se hizo protagonista del momento, todos queríamos meternos en ella. Aquí volvíamos a ese deporte nacional que es la charla con los amigos, a hacernos fotillos con ellos y a refrescarnos un poco.

Llegada al primer avituallamiento, en Almonte

Llegada al primer avituallamiento, en Almonte

Killo, Mario, haznos una fotillo, hombre...

Killo, Mario, haznos una fotillo, hombre…

Siempre es un espectáculo ver esta caravana en la carretera

Siempre es un espectáculo ver esta caravana en la carretera

Se van amontonando las motos en la parada de Rociana

Se van amontonando las motos en la parada de Rociana

Un grupo de bollulleros, esta vez lo tenían cerca de casa

Un grupo de bollulleros, esta vez lo tenían cerca de casa

"Mi moto la mejón", esta vez no ha venido la cantidad de miembros a la que nos tienen acostumbrados, pero estuvieron

“Mi moto la mejón”, esta vez no ha venido la cantidad de miembros a la que nos tienen acostumbrados, pero estuvieron

Una pandilla de gente muuuu seria, de la Cuenca Minera venían

Una pandilla de gente muuuu seria, de la Cuenca Minera venían

Nuevamente llegó la hora de ponernos en marcha, y esta vez para dirigirnos -ya- de vuelta a Villalba del Alcor, a comer en la Cooperativa del Vino, como es costumbre. Salimos de Rociana y pasamos por Villarrasa y La Palma del Condado antes de llegar a nuestro destino, al filo de las dos de la tarde, puntualmente. En el último tramo de ruta ya se apreciaba una cierta inquietud por ir a la cabeza del grupo para aparcar la moto de los primeros y no tener que hacer mucha cola para entrar al comedor, los que no estuvimos tan avispados veíamos como éramos adelantados una y otra vez. Finalmente llegábamos a la Cooperativa del Vino y dejábamos las motos en la amplia zona de aparcamiento de que dispone y nos dirigíamos al comedor; efectivamente, aquí sí que se organizó una buena cola, pero es que al entrar ya lo hacíamos llevándonos nuestra bandeja con el almuerzo. Dos filas de moteros hambrientos y sedientos avanzaban a ambos lados de la zona de servicio donde un buen número de miembros del club se afanaban en servir la comida a buen ritmo y con una sonrisa en la cara. Ya con la bandeja en las manos buscábamos un hueco en las largas filas de mesas y a comer. Un exquisito salmorejo de primero y lomo con patatas de segundo, pan, bebida y postre, lo que se dice un almuerzo, y además sentados cómodamente.

Y llegamos a la Cooperativa del Vino

Y llegamos a la Cooperativa del Vino

Un bonito escaparate que motiva a quedarse hasta el final

Un bonito escaparate que motiva a quedarse hasta el final

La máquina de la peña "A las 9 saliendo" funciona perfectamente engrasada

La máquina de la peña “A las 9 saliendo” funciona perfectamente engrasada

Los inscritos van pasando y van recibiendo su almuerzo

Los inscritos van pasando y van recibiendo su almuerzo

La Última no se iba a quedar si una foto, hombre, por Dios...

La Última no se iba a quedar si una foto, hombre, por Dios…

Y yo que quería fotografiarles por sorpresa

Y yo que quería fotografiarles por sorpresa

El comedor completamente lleno, el resultado de varios años de trabajo bien hecho

El comedor completamente lleno, el resultado de varios años de trabajo bien hecho

Sabedores en el club organizador de que al personal le gusta salir tempranito después de comer no quisieron demorarse en la entrega de trofeos y el sorteo de regalos, así que cuando algunos aún andábamos masticando se subía al escenario -que ya mostraba los muchos regalos que se iban a repartir- uno de los miembros de “A las 9 saliendo” para empezar con la última parte del evento, con el apoyo de una chica a la que seguro que muchos identificamos como la del cartel. Tras agradecer a todos los asistentes su asistencia y la colaboración a varias entidades, como clubs y Protección Civil, se empezó con la entrega de trofeos. Los tres clubs que más miembros habían inscrito fueron Rociana, Km 0 (Almonte) y Bollullos, por ese orden; representantes de los tres clubs premiados subieron al escenario a recoger sus trofeos. Seguidamente, fueron el motero y la motera más lejanos los que recibieron sus premios, que fueron el Cacho Perro y Sara Peira. Terminaba la entrega de trofeos con el de Antonio Peral, que con 77 años recibía el premio al motero de mayor edad.

El motoclub Km 0 de Almonte sobre el escenario

El motoclub Km 0 de Almonte sobre el escenario

 

 

El motoclub Rociana también tuvo unas palabras para la organización y para los asistentes

El motoclub Rociana también tuvo unas palabras para la organización y para los asistentes

Sara fue la motera que vino de más lejos y se llevó su trofeo correspondiente

Sara fue la motera que vino de más lejos y se llevó su trofeo correspondiente

77 primaveras tiene Antonio Peral, las que le valieron este trofeo que muestra con orgullo

77 primaveras tiene Antonio Peral, las que le valieron este trofeo que muestra con orgullo

Finalmente, llegaba la hora del sorteo de regalos, un buen número de premios -algunos de ellos muy interesantes- mantuvieron a todo el mundo quieto en su asiento con la esperanza de irse con un regalo a casa. Hasta 9 cascos se sortearon entre los participantes, chaquetas, accesorios (antirrobos, guantes, trajes de agua…), camisetas, bonos de hotel en el Algarve y qué se yo si me dejo algo atrás. La cuestión es que la mesa del escenario estaba llena de regalos y el comedor estaba lleno de moteros ansiosos por escuchar su nombre por megafonía. Poco a poco y unos con más fiesta que otros fueron saliendo los regalos hasta que se entregó el último. Con la despedida y el agradecimiento del responsable del sorteo en nombre de toda la peña motera “A las 9 saliendo” se daba por finalizado el evento, una vez más, los inscritos se van de allí con gesto satisfecho y la firme decisión de volver el año que viene.

Y un casco para el joven motero

Y un casco para el joven motero

Otro casco que se va con su nuevo dueño

Otro casco que se va con su nuevo dueño

Y otro casco más...

Y otro casco más…

"Mariquilla" se llevó uno de los premios de noches de hotel en el Algarve y lo celebró por todo lo alto, se le escuchó gritar desde la otra punta del comedor

“Mariquilla” se llevó uno de los premios de noches de hotel en el Algarve y lo celebró por todo lo alto, se le escuchó gritar desde la otra punta del comedor

Ahora ya sólo queda volver a las motos, vestirse de romano y poner rumbo a casa, tal vez con alguna parada por el camino para echar el cafelito.

Fin de la concentración, ya sólo falta volver a casa, hasta la próxima

Fin de la concentración, ya sólo falta volver a casa, hasta la próxima

Y aquí están los enchufados de este domingo…

IMG_4161 IMG_4132

IMG_4162 IMG_4308

AQUÍ tienes todas las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera