Villablanca, una concentración con escapada a Portugal

El pasado 1 de junio tenía lugar la concentración motera de Villablanca, una concentración que cumple ya nueve años de existencia y que continúa ofreciendo a los asistentes a la misma un gran día de convivencia entre amigos. Organizada por el Ayuntamiento de Villablanca y contando con la colaboración del Motoclub Villablanca, este evento se consolida cada año un poco más como una cita ineludible en el calendario provincial para los moteros.

En esta novena edición, la concentración de Villablanca ha alcanzado los 350 inscritos y más de 250 motos. Para organizarlo todo y que los participantes volvieran a casa con un buen sabor de boca se han movilizado en torno a 100 voluntarios.

Una vista del aparcamiento en Minas de Sao Domingo

Una vista del aparcamiento en Minas de Sao Domingo

La inscripción en la concentración incluyó el desayuno, un aperitivo y un refresco en las pausas de la ruta, el almuerzo y la participación en el sorteo de regalos.

La parada en Minas de Sao Domingo, descanso, un refrigerio y a las motos.

La parada en Minas de Sao Domingo, descanso, un refrigerio y a las motos.

La ruta ha llevado a los moteros participantes a pasar por las localidades de Villablanca, San Silvestre, Sanlúcar de Guadiana, El Granado, Pomarao (Portugal) y Minas de Sao Domingo (Portugal). En el extremo luso de la ruta, la Playa Fluvial de Minas de Sao Domingo, se efectuó una parada para descansar y tomar el refrigerio que la organización tenía previsto. La iniciativa de pasar al país vecino nacía en 2013, fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Villablanca y la Cámara Municipal de Mértola.

No se descuidó la seguridad en ningún momento de la ruta, ya que durante el trayecto español de la ruta, la organización contó con la colaboración del Servicio de Protección Civil del Ayuntamiento de Isla Cristina y de la Guarcia Civil de Tráfico; en territorio luso, la seguridad de la ruta recayó sobre los Bombeiros de la Cámara de Mértola y la Guardia Nacional Republicana.

Los participantes van llegando a la frontera española en el camino de vuelta.

Los participantes van llegando a la frontera española en el camino de vuelta.

 

Parada para el reagrupamiento y esperar a la escolta de la Guardia Civil de Tráfico.

Parada para el reagrupamiento y esperar a la escolta de la Guardia Civil de Tráfico.

Ya de regreso en territorio español, la caravana de motos tuvo que detenerse en la frontera para reagruparse y esperar a que llegara la escolta de la Guardia Civl de Tráfico. En El Granado la ruta efectuó una nueva parada, donde los moteros participantes se refrescaron con las bebidas que nuevamente ofreció la organización. Vino bien esta parada a no pocos participantes para repostar sus depósitos de combustible.

Un curioso copiloto de cuatro patas supo hacerse con la atención de las cámaras de fotos.

Un curioso copiloto de cuatro patas supo hacerse con la atención de las cámaras de fotos.

A su regreso a Villablanca, los participantes fueron agasajados con una comida de convivencia que incluyó arroz, “papas aliñás”, atún en salsa de perdiz, jamón, sandía, cafelito…. Y para terminar, se efectuó el sorteo de regalos, que incluyeron varios cascos, botes de grasa para la cadena y otros detalles.

Una vista del aspecto que presentaba la nave en la que se ofreció el almuerzo. Un lleno total.

Una vista del aspecto que presentaba la nave en la que se ofreció el almuerzo. Un lleno total.

Uno de los participantes que recibió un reconocimiento por parte de la organización.

Uno de los participantes que recibió un reconocimiento por parte de la organización.

Fue un evento en el que reinó el buen ambiente y el compañerismo entre los aficionados a las motos.

Como único contratiempo reseñable, cabría destacar la caída de unos compañeros en una curva portuguesa, una caída que supuso un buen susto a participantes y organizadores pero que finalmente quedó en un susto, como se indicó durante el sorteo por parte de la organización; los accidentados se encontraban bien, doloridos pero bien, que es lo que realmente importa.

Una vez terminado el sorteo de regalos se daba por concluída la concentración de Villablanca y los participantes empezaron a tomar el camino de vuelta, más o menos directo o rápido o aprovechando el retorno para rodar un poco más en la moto, que es lo que nos gusta. O no?

Desde la organización se aprovecha la ocasión para agradecer a todos los asistentes su participación, añadiendo que esperan haber satisfecho vuestras expectativas.

Terminada la concentración de Villablanca, se inicia la cuentra atrás en la espera de su edición de 2015, nos vemos allí.

[fb_like url=”” style=”standard” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[tweet url=”” style=”none” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[gplus counter=”” style=”” width=”450″ height=”30″ position=”none”]