Un grupo de Papá Noeles moteros alegró el rato a los abuelos de Alosno

Llega la Navidad y con ella las iniciativas solidarias. En estas fechas nos acordamos un poco más de las personas más necesitadas, necesitadas de lo que sea, alimentos, juguetes, cariño… En este primer evento solidario, que organizaba la peña motera “Mi burra y yo”, se trataba de ir a hacerles un ratito de compañía a los abuelos que están en la residencia de ancianos de Alosno, de llevarles algunos regalitos y darles un poco de calor. Algunos de estos abuelos apenas reciben visitas a lo largo del año y ese ratito que se les dedica supone un gran soplo de alegría en sus vidas.

Empezaba la jornada en Gibraleón a las 10:30, allí era la primera cita para reunirnos y salir en caravana hacia la localidad de Alosno. Un desayuno en el bar mientras esperamos a los que quedan por llegar y mientras tanto se van sacando de las maletas los trajes de Papá y Mamá Noel. Llegada la hora de salir no eran muchos los que habían elegido ir alegrarles el rato a los abueletes, pero bueno, nos poníamos en marcha hacia Alosno una pequeña caravana de motoristas vestidos de rojo y blanco.

Pertrechándose para la ocasión

Pertrechándose para la ocasión

El grupo que tomó la salida desde Gibraleón

El grupo que tomó la salida desde Gibraleón

El grupo de Papá Noeles moteros se pone en marcha

El grupo de Papá Noeles moteros se pone en marcha

Pasamos por San Bartolomé de la Torre por si había alguien allí a quien recoger y continuamos hasta Alosno. A la entrada de la localidad, muy cerca de la residencia de ancianos, era el otro punto de quedada con quien quisiera acercarse allí directamente. En la breve parada en este punto se adecentaron los disfraces y las largas barbas que conllevan el disfraz de Papá Noel, se inflaron unos globos para dar más ambiente festivo a la visita y en pocos minutos salimos hacia la residencia, donde ya nos esperaban los abuelos y un nutrido grupo de vecinos que sabían de la visita del grupo de moteros.

Ultimando los detalles ya en Alosno para ir a la residencia

Ultimando los detalles ya en Alosno para ir a la residencia

Llegada a la residencia

Llegada a la residencia

Llegada a la residencia de ancianos

Junto a la fachada de la residencia habían sacado varias sillas para que los abuelos pudieran sentarse, un grupo de vecinos de la localidad aguardaba nuestra llegada con curiosidad y desde que entrábamos en la calle ya nos veían y nos esperaban con gesto alegre. La Policía Local había cortado un tramo de la calle para poder estacionar en él las motos durante la visita. Al llegar a la residencia saludábamos a los que estaban arremolinados en la puerta y después entrábamos a ver a los verdaderos protagonistas de esta historia.

Entrando a la residencia y saludando a los abuelos que viven allí

Entrando a la residencia y saludando a los abuelos que viven allí

Un poquito de cariño para los abuelos

Un poquito de cariño para los abuelos

Una enorme satisfacción para los moteros solidarios que acudieron a la residencia

Una enorme satisfacción para los moteros solidarios que acudieron a la residencia

Repartiendo regalos

Repartiendo regalos

Al entrar encontrábamos a los abuelos esperándonos en el recibidor de la residencia, estaban sentados y miraban con cara de “¿qué pasa aquí?”. Fuimos entrando y saludando a los que nos íbamos encontrando por el camino, a un lado había una mesa con dulces, bizcochos, roscos, polvorones y vino para invitar a los visitantes que íbamos a revolucionar el ambiente durante un rato.

Un brindis por los ancianos de la residencia

Un brindis por los ancianos de la residencia

Hubo muchos regalos que repartir

Hubo muchos regalos que repartir

Terminados los saludos empezábamos el reparto de regalos entre los abuelos, Papá Noel no sería Papá Noel si no trae regalos, así que la peña motera “Mi burra y yo” había previsto esta circunstancia y se encargó de llevar algunos presentes para los ancianos de la residencia. Tras el reparto de regalos llegaba el momento de los villancicos, los moteros nos convertimos en un improvisado coro navideño y estuvimos cantando un poco, con más cariño que arte, y con el acompañamiento de varios de los abuelos, monitores y algunos familiares que había allí. Tuvimos hasta un brindis a la salud de los ancianos de la residencia con el vinillo dulce que nos habían preparado. Tal fue el ambientillo que preparamos en la residencia que incluso hubo varios abuelos que se arrancaron a cantar algún fandanguito, que se note que estamos en Alosno. Con unas bengalas encendidas cantábamos los últimos villancicos y empezábamos la ronda de despedidas.

Cantos y palmas del grupo de Papás Noeles motorizados

Cantos y palmas del grupo de Papás Noeles motorizados

Alegría al recibir sus regalitos

Alegría al recibir sus regalitos

Las monitoras ayudaron a desenvolver los regalos a los abuelos

Las monitoras ayudaron a desenvolver los regalos a los abuelos

Los abuelos, visitas y monitores se animaron a cantar con los moteros

Los abuelos, visitas y monitores se animaron a cantar con los moteros

Unas bengalas para adornar el último villancico

Unas bengalas para adornar el último villancico

Dejábamos la residencia y volvíamos a las motos, pero no íbamos a volver aún a casa. La Policía Local acompañaría al grupo de Papás Noeles moteros en un paseo por las calles de Alosno; al más puro estilo cabalgata de Reyes Magos, las pasajeras de las motos iban arrojando caramelos a los chiquillos del pueblo que salían a su paso al escuchar el follón que venían formando las motos. Tras esta curiosa cabalgata motera, el grupo llegaba a la plaza del centro del pueblo, donde había prevista una parada para tomar algo en una de las terrazas del lugar. Con unas cervecitas tomando el sol de diciembre se hacía balance de la iniciativa; se esperaba a más gente, pero el objetivo de alegrarles el rato a los ancianos de la residencia se había cumplido y el sentimiento de satisfacción era generalizado. Con este rato de charla se daba por concluído el evento motero solidario, el único que se ha acordado de los ancianos, ya sólo quedaba volver a casa y pensar en la siguiente quedada.

A saber de qué andarán hablando

A saber de qué andarán hablando

Última foto de la jornada justo antes de salir de vuelta a casa

Última foto de la jornada justo antes de salir de vuelta a casa

AQUÍ tienes todas las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera.