Muchas ausencias en el Food Run del N-431 Custom Biker

El pasado sábado tenían lugar dos eventos solidarios organizados por grupos moteros en la provincia de Huelva, el N-431 Custom Biker organizaba la quinta edición del Food Run, una recogida de alimentos que entregarían a una asociación benéfica de Ayamonte, la localidad en la que está registrado este club.

Este evento solidario consistía básicamente en una recogida de alimentos, no había ruta ni visita ni ninguna actividad organizada, nada más y nada menos que recoger alimentos y echar un rato con los amigos del N-431.

Así habían engalanado su casa los N-431

Así habían engalanado su casa los N-431

Al llegar ya encontrábamos algunas caras conocidas

Al llegar ya encontrábamos algunas caras conocidas

Buen rollo tras la barra de La Nacional

Buen rollo tras la barra de La Nacional

Familia de sangre y familia motera

Familia de sangre y familia motera

Venga, juntaros un poco, que parezca que os lleváis bien

Venga, juntaros un poco, que parezca que os lleváis bien

Los que fueron al 5º Food Run fueron recibidos con una copita de licores a elegir y unos dulces navideños, cortesía de los anfitriones. Esta jornada organizada por el motoclub ayamontino se vio algo deslucida en lo que a asistencia se refiere, se observaron muchas ausencias y la sede de los N-431 no se llenó al nivel que la hemos visto en otras ocasiones. Sin embargo, el Food Run estaba en marcha y la recogida de alimentos se llevaba a cabo con total normalidad; lo mucho o lo poco que pudiera reunirse sería muy bien recibido por la asociación benéfica a la que estaba destinado el producto de esta jornada.

Ambiente casero y familiar en La Nacional

Ambiente casero y familiar en La Nacional

La foto de las chicas

La foto de las chicas

Paz y tranquilidad, como en familia

Paz y tranquilidad, como en familia

Algo cambiado vimos al Chileno

Algo cambiado vimos al Chileno

Más de uno y más de dos se embobaron con los vídeos que pasaron en la pantalla de La Nacional

Más de uno y más de dos se embobaron con los vídeos que pasaron en la pantalla de La Nacional

Los miembros del N-431 estuvieron en La Nacional, su sede, y fueron echando el rato con los amigos que se acercaron a llevar algo y a acompañarles en esta iniciativa. Desde por la mañana se observó un chorreíllo de moteros que se acercaron a colaborar con el motoclub, algunos acudían a título individual y otros en representación de sus motoclubs o peñas. Cada uno traía lo que buenamente podía y a lo largo del día fue creciendo poco a poco la mesa en la que se fueron depositando los alimentos recibidos.

Los Onuba Riders pasaron por la Nacional a hacer su aportación y echaron un rato con los N-431

Los Onuba Riders pasaron por la Nacional a hacer su aportación y echaron un rato con los N-431

Los Jartibles se dieron una buena escapada a Ayamonte

Los Jartibles se dieron una buena escapada a Ayamonte

Morón, de Perros Lokos, no falta a ni una

Morón, de Perros Lokos, no falta a ni una

Los Triky Riders también estuvieron presentes en la sede de los N-431

Los Triky Riders también estuvieron presentes en la sede de los N-431

Los Burracos, tampoco ellos podían faltar

Los Burracos, tampoco ellos podían faltar

Los alimentos recogidos en el 5º Food Run de los N-431

Los alimentos recogidos en el 5º Food Run de los N-431

También tuvo el motoclub N-431 el detalle de invitar a los asistentes a un guiso de costillas con patatas, además estaba “que quitaba el sentío”. Como en otras ocasiones, también pusieron en marcha la plancha, que nadie se quedara con hambre. En ningún momento hubo una aglomeración de gente en La Nacional, lo que favoreció en gran medida el estrechar lazos entre los asistentes, podía charlarse con más tranquilidad y los anfitriones no tuvieron la presión de intentar atender a todo el mundo, en esta ocasión pudieron disfrutar de una charla tranquila con todos los amigos que fueron a su casa.

Transcurrió la jornada, unos llegaban y otros se marchaban; aunque hubiera sido deseable ver aquello a reventar de gente, realmente se estaba bien en La Nacional, una estrecha convivencia permitió disfrutar de otros aspectos que normalmente no es posible hacerlo. Cayó la tarde y llegó el momento de marcharse el que suscribe, una espectacular puesta de sol servía para despedir un bonito día de camino a casa.

A veces merece la pena entretenerse con los amigos y que le caiga a uno la noche de camino a casa

A veces merece la pena entretenerse con los amigos y que le caiga a uno la noche de camino a casa

En manos de los N-431 quedaban los alimentos recogidos y la tarea de entregárselos a su destinatario. Se esperaba más, pero la satisfacción de haber puesto todo de su parte quedaba en La Nacional, y el agradecimiento a todos los que acudieron a la cita eran las últimas palabras escuchadas al salir de la sede de los N-431.

AQUÍ tienes todas las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera.