Moteros y residencia de ancianos, una buena combinación en estas fechas

El pasado sábado tenía lugar otro evento solidario motero, organizado éste por la peña motera “Mi burra y yo” de Huelva. Esta reunión buscaba alegrar el día a los ancianos que viven en la residencia de personas mayores Núñez Limón de Alosno.

El año pasado, la peña motera “Mi burra y yo” ya organizó este evento y no alcanzó el nivel de participación esperado, pero en esta ocasión la respuesta ha sido mucho mayor, ya que cerca de 70 personas -a bordo de casi medio centenar de motos- respondieron al llamamiento y acudieron a la sede de la peña motera “Descubridores” entre las 9:00 y las 10:30 de la mañana para tomar la salida y participar en esta “Papanoelada motera solidaria”.

Empieza la jornada desayunando en la sede de Descubridores

Empieza la jornada desayunando en la sede de Descubridores

Van llegando caras conocidas dispuestas a participar en la "Papanoelada" motera a Alosno

Van llegando caras conocidas dispuestas a participar en la “Papanoelada” motera a Alosno

Varios clubs de la provincia tuvieron su representación en el evento solidario

Varios clubs de la provincia tuvieron su representación en el evento solidario

Una foto de familia antes de salir a la carretera

Una foto de familia antes de salir a la carretera

A las 10:30 se iniciaba el camino hacia Alosno, pasando por San Bartolomé de la Torre; al llegar a la localidad destino, la caravana motera se dirigió a la residencia de ancianos Núñez Limón, donde ya les estaban esperando. Tanto los ancianos, como el personal de la residencia y numerosos vecinos de Alosno se emocionaron con la llegada del grupo de motos que venía a visitarles, una emoción que se reflejaba en sus caras. Al llegar, el grupo de moteros pasó al interior de la residencia y empezó con el reparto de los regalos que portaban en las maletas de sus motos. La dirección del centro de mayores obsequió a los moteros con dulces y bebidas, además de un vinito para animarles a cantar unos villancicos. El jaleo y el revuelo que se organizó en la residencia de mayores fue mayúsculo y propició durante cerca de una hora numerosos momentos de máxima emotividad.

Llegada a la residencia de ancianos

Llegada a la residencia de ancianos

Expectación ante la llegada de la caravana motera

Expectación ante la llegada de la caravana motera

Los primeros regalos, en la puerta, los niños esperaban sus caramelos

Los primeros regalos, en la puerta, los niños esperaban sus caramelos

Y llega la hora de entrar en la residencia

Y llega la hora de entrar en la residencia

La alegría ante la visita era más que evidente

La alegría ante la visita era más que evidente

Se vivieron momentos muy emotivos con los ancianos de la residencia

Se vivieron momentos muy emotivos con los ancianos de la residencia

Se repartieron regalos entre los ancianos de la residencia

Se repartieron regalos entre los ancianos de la residencia

La dirección de la residencia obsequió a los moteros con unos dulces y unas bebidas

La dirección de la residencia obsequió a los moteros con unos dulces y unas bebidas

No podían faltar los villancicos en esta visita

No podían faltar los villancicos en esta visita

En la entrada del centro, que en el interior no cabían todos los moteros

En la entrada del centro, que en el interior no cabían todos los moteros

La alegría y el buen humor protagonizaron la jornada en Alosno

La alegría y el buen humor protagonizaron la jornada en Alosno

A la salida de la residencia, el grupo dio un paseo por la localidad de Alosno hasta llegar al bar “Cascabel”, donde invitaron a los moteros a una bebida con una tapa. Al abandonar Alosno, el grupo se dirigió a San Bartolomé de la Torre, allí  esperaba el bar “Polígono” a la caravana motera para invitar a sus integrantes a una paella y carnes a la brasa. Era la hora perfecta para sentarse a comer y así lo hicieron los moteros.

Una vueltecita en moto para que se note que la caravana motera anda por aquí

Una vueltecita en moto para que se note que la caravana motera anda por aquí

Es la hora de echar una cervecita

Es la hora de echar una cervecita

Y si es lo que hay que hacer... pues se hace y ya está

Y si es lo que hay que hacer… pues se hace y ya está

Buena paella la que esperaba a los moteros en San Barlolomé de la Torre

La vuelta a casa ya se hacía fuera del programa y cada cual la hacía por libre, la jornada motera solidaria había terminado y había cumplido su objetivo de alegrar el día a los abuelos de la residencia de Alosno, un día de fiesta que tardarán en olvidar y que tendrán marcado en rojo en un calendario lleno de monotonía.

Desde la peña motera “Mi burra y yo” lanzan el mensaje de agradecimiento tanto a los participantes en el evento, como a los empleados de la residencia, al alcalde de Alosno y a los propietarios de los dos bares visitados, ya que sin su colaboración no habría podido llegarse a cumplir el objetivo de esta “Papanoelada motera a Alosno”.