“Mi moto la mejón” dio la campanada con su V Reunión Motera

El pasado domingo tenía lugar, como ya sabrás, la V Reunión Motera organizada por la peña “Mi moto la mejón”, sí, esa gente de la camiseta negra y verde que sale en tantas fotos. Cada año venían introduciendo algún cambio buscando alcanzar el mejor resultado y la mejor organización, han cambiado la ubicación del evento junto a su sede, han movido el escenario, han introducido una ruta en moto, han ido probando distintas fórmulas buscando la que mejor cumpla con sus expectativas y -¿cómo no?- con las de sus muchos amigos. Pues este año parece ser que han conseguido una fórmula bastante buena y el resultado no ha defraudado, colgaron el cartel de “completo” y su reunión motera anual resultó todo un éxito.

Pasaban los miembros de Mi moto la mejón una larga jornada del sábado ultimando todos los detalles para que el domingo no fallara nada, buen curro se dieron colocando los toldos, las barras, las mesas y sillas, el escenario y todo lo que hizo falta para atender a los muchos moteros que se esperaban; atrás quedaban varios meses de reuniones, de preparativos, de permisos y de contactos con un montón de clubs moteros. Pero llegado el día D a la hora H allí estábamos todos dispuestos a pasar un gran día con los amigos de la peña Mi moto la mejón.

Empezábamos tempranito, a partir de las 9:00 h. de la mañana se empezaban a registrar las inscripciones, tal y como era de esperar, al principio sólo llegaban los más cantamañanas, pero conforme avanzaba la mañana llegaban más y más moteros, y más y más… después del parón de eventos que hemos tenido durante el verano parece que ya había ganas de cachondeo y había llegado el día de desquitarse. A pesar de los días relativamente frescos que habían precedido al día de esta reunión motera amaneció uno de estas jornadas en las que parece que el cielo se nos va a caer encima del calor que hizo, sin embargo, aquello se llenó hasta la bandera. Llegar, aparcar la moto, acercarse, inscribirse y empezar a saludar es el ritual habitual, pero después de tanto tiempo con más motivos aún que de costumbre. Entre charlas y abrazos pasó el rato y llegó el momento de ponernos en marcha, que en esta ocasión nos íbamos de ruta a Cartaya, donde el motoclub local nos esperaba en su sede para ofrecernos un refresquito. Tras dar una vueltecita por las calles de Huelva, pasando incluso por la Gran Vía y la Plaza de las Monjas, tomábamos la carretera de Punta Umbría; al salir de la ciudad, la organización nos dividía en grupos más pequeños para optimizar la seguridad en carretera. El camino de Malpica fue la ruta elegida para llegar hasta Cartaya. Llegamos y lo llenamos todo (aparcamiento, la barra, la sede del motoclub y los alrededores), allí pasamos un buen rato haciendo esas cosas que tan bien se nos da a todos (charlar y beber cerveza) hasta que llegó la hora de volver a la carretera, que el resto del evento tendría lugar en la sede de Mi moto la mejón.

Ya vienen los invitados a este jaleo

Ya vienen los invitados a este jaleo

El mostrador de las inscripciones y los tickets, vaya estrés!

El mostrador de las inscripciones y los tickets, vaya estrés!

Venga, una foto de chicos, que luego me dicen que sólo saco a las chicas

Venga, una foto de chicos, que luego me dicen que sólo saco a las chicas

Un saludo de los Camaleones

Un saludo de los Camaleones

Hay gente a la que es imposible pillar desprevenida

Hay gente a la que es imposible pillar desprevenida

Me pescaron, hasta de lejos, habrá que trabajar más eso de las fotos a traición

Me pescaron, hasta de lejos, habrá que trabajar más eso de las fotos a traición

Las mujeres moteras sin límites con algunos amigos

Las mujeres moteras sin límites con algunos amigos

Había motos, ¿eh? La caravana por la Gran Vía

Había motos, ¿eh? La caravana por la Gran Vía

Llegando a la sede del "Motoclub Cartaya"

Llegando a la sede del “Motoclub Cartaya”

Hora de bajarse de la moto en Cartaya para tomarse un refresquito

Hora de bajarse de la moto en Cartaya para tomarse un refresquito

¡"Dejarme" sólo, que voy to loco!

¡”Dejarme” sólo, que voy to loco!

Aquí pillamos a dos grupetes de un disparo, no son dos pájaros de un tiro, pero puede valer, ¿no?

Aquí pillamos a dos grupetes de un disparo, no son dos pájaros de un tiro, pero puede valer, ¿no?

Poco antes de las 14:00 h. empezaba a entrar el enorme grupo de motos en el polígono Polirrosa, aparcamos y -como si acabáramos de atravesar el desierto de Sáhara- todo el mundo de cabeza a la barra otra vez, sería interesante preguntarle a los organizadores cuántos botellines de cerveza se sirvieron…

Con un DJ animando el cotarro echamos otro ratito en la mejor compañía mientras llegaba el momento de la comida. Dicen que había un tío por ahí al que no le dejaban parar de hacer fotos a los grupitos que se le iban poniendo por delante, y l@s más pesad@s -dicen, también- eran es@s de las camisetas negra y verde.

Cuando se abrió la veda de la comida se organizó una cola que… vaya cola, parecía que no íbamos a comer en la vida, pero después llevaba un buen ritmo y la espera no se hizo tan larga como cabría esperar viendo semejante fila de moteros hambrientos. Sentó bien la comida y después de saciar nuestros hambrientos cuerpos y disfrutar un ratito más de la música y los amigos llegaba el momento de los agradecimientos.

Menuda cola de moteros hambrientos

Menuda cola de moteros hambrientos

Hora de comer, y anda que había poca gente...

Hora de comer, y anda que había poca gente…

Una fotillo en el primer respiro de la jornada

Una fotillo en el primer respiro de la jornada

Que no, cari, que sólo me he bebido un par de refresquitos

Que no, cari, que sólo me he bebido un par de refresquitos

Suerte que a alguien se le ocurrió encender el aire acondicionado

Suerte que a alguien se le ocurrió encender el aire acondicionado

Los muchos clubs moteros que habían confirmado su asistencia tenían un regalo personalizado de “Mi moto la mejón” en agradecimiento a su participación en el evento. Uno a uno fueron llamados a subir al escenario para recibir sus obsequios; en no pocas ocasiones se hace algo lento esta parte de las reuniones moteras por lo que los anfitriones decidieron acelerarla entregando varias placas a la vez y haciendo las fotografías con varios clubs sobre el escenario. No faltaron en este punto tampoco los obsequios que diversos clubs llevaron a “Mi moto la mejón”.

La peña motera A las 9 saliendo, con los anfitriones

La peña motera A las 9 saliendo, con los anfitriones

Los clubs que confirmaron su asistencia recibieron un recuerdo del evento

Los clubs que confirmaron su asistencia recibieron un recuerdo del evento

Los Tricky riders recogen su placa de recuerdo

Los Tricky riders recogen su placa de recuerdo

Tras los agradecimientos a todos los clubs asistentes al evento llegó el momento del homenaje que cada año hace la peña “Mi moto la mejón”; en cada edición, los anfitriones eligen a una persona o entidad para darle su momento de protagonismo, reconocer su trayectoria o su labor y hacerle un público homenaje. En esta ocasión, el equipo de Huelva Motera fuimos los elegidos para recibir este homenaje; el presidente de “Mi moto la mejón” justificaba la elección de Huelva Motera con la labor que viene desarrollando por el mundo de la moto en la provincia de Huelva, son tres años ya de vida, varios miles de fotografías publicadas, un montón de crónicas de eventos, otras tantas previas para anunciar estos eventos y no pocos entrevistas y reportajes referidos al mundo de la moto. Sabíamos -bueno, imaginábamos- que nos entregarían una placa que conmemorara la ocasión, lo que fue toda una sorpresa -y de las grandes- fue la entrega de dos cascos abatibles, uno de ellos con el logotipo de Huelva Motera en la trasera del casco y otros motivos decorativos, personalización 100%. También la peña motera “Mi burra y yo” tuvo un detalle con el equipo de Huelva Motera y antes de que bajáramos del escenario hacía la entrega de sus obsequios. No puedo -ni quiero- dejar pasar la ocasión para agradecer a estas dos peñas, especialmente a “Mi moto la mejón”, por los regalos que nos entregaron, por elegirnos a nosotros para protagonizar el homenaje de este año y por esas palabras de reconocimiento que nos dedicaron; tampoco dejaré pasar por alto los aplausos recibidos de los muchos moteros que se alegraron y celebraron con nosotros esta ocasión tan especial. Siempre he dicho que me entiendo mejor con el teclado y la pantalla que con un micrófono y el público en vivo; sé que fui un poco parco en palabras y le echo la culpa al micrófono y a las cosas del directo, que no se me dan muy bien (aunque estoy trabajando en mejorar estos aspectos). En cualquier caso, ahora es más sencillo, así que: GRACIAS DE CORAZÓN a todos.

Vaya placa chula nos llevamos esta vez

Vaya placa chula nos llevamos esta vez

Me cabe el casco, ¡qué felicidad!

Me cabe el casco, ¡qué felicidad!

Posado con los obsequios que "Mi moto la mejón" nos dio a Huelva Motera. Un millón de gracias, amigos, pero mi moto es "mejón", ¿eh?

Posado con los obsequios que “Mi moto la mejón” nos dio a Huelva Motera. Un millón de gracias, amigos, pero mi moto es “mejón”, ¿eh?

La peña "Mi burra y yo" también tuvo un detalle con el equipo de Huelva Motera

La peña “Mi burra y yo” también tuvo un detalle con el equipo de Huelva Motera

Una vez que se dio por concluido el homenaje al equipo de Huelva Motera llegó el momento de llamar al escenario a los motoclubs “Los Burracos” y “Cartaya”, clubs hermanados con los anfitriones y a los que hicieron entrega de unas placas a modo de refuerzo de ese sentimiento de hermanamiento.

Reafirmando el hermanamiento entre "Mi moto la mejón", "Los Burracos" y el "Motoclub Cartaya"

Reafirmando el hermanamiento entre “Mi moto la mejón”, “Los Burracos” y el “Motoclub Cartaya”

El premio al club con más miembros inscritos recayó -una vez más- en la peña gastromotera “La Última” y fueron las mujeres de este club las que subieron al escenario para recoger el trofeo. A continuación llegaba la hora del sorteo de regalos, varios relojes, camisetas, chaquetas cortavientos, guantes, e incluso un casco se repartieron entre el público, un par de manos inocentes eligieron las papeletas con los nombres de los ganadores.

La peña gastro-motera "La Última" fue el club con más miembros inscritos

La peña gastro-motera “La Última” fue el club con más miembros inscritos

Uno de los agraciados en el sorteo, un reloj de pulsera -si no me equivoco- se llevó el mozo

Uno de los agraciados en el sorteo, un reloj de pulsera -si no me equivoco- se llevó el mozo

El amigo Manolo tuvo que ponerse el cortavientos que le tocó, suerte que hacía fresquito...

El amigo Manolo tuvo que ponerse el cortavientos que le tocó, suerte que hacía fresquito…

Tito Gordo se probó su premio y tuvo arte hasta para hacernos un pase de modelos sobre el escenario

Tito Gordo se probó su premio y tuvo arte hasta para hacernos un pase de modelos sobre el escenario

Y el regalo rey, un casco

Y el regalo rey, un casco

Con el final del sorteo de regalos se daba por finalizado el programa que “Mi moto la mejón” había preparado, pero la fiesta continuaba aún, había ganas de cachondeo todavía. Mientras parte de la peña anfitriona iba recogiendo y limpiando había quien bailaba, quien seguía consumiendo en la barra, quien empezó a pinchar música y quien se metió en el papel de sexys gogos para amenizar el final de la fiesta.

Ole las chicas guapas

Ole las chicas guapas

Así terminan las fiestas de "Mi moto la mejón", bailando

Así terminan las fiestas de “Mi moto la mejón”, bailando

Y con gogós haciendo bailes eróticos

Y con gogós haciendo bailes eróticos

Esta miarma se esta aprendiendo el truco para salir en las fotos, cuidaíto, cuidaíto...

Esta miarma se esta aprendiendo el truco para salir en las fotos, cuidaíto, cuidaíto…

Sí, ya sé que ha salido más veces, pero es que si no la saco aquí... cualquiera la aguanta después

Sí, ya sé que ha salido más veces, pero es que si no la saco aquí… cualquiera la aguanta después

Y que por cojones había que hacerles otra foto antes de marcharnos, si es que el que nace lechón...

Y que por cojones había que hacerles otra foto antes de marcharnos, si es que el que nace lechón…

Nosotros, por nuestra parte, recogimos y nos marchamos poco después, no sin antes hacer las pertinentes fotos de rigor a las chicas de “Mi moto la mejón”, que decían que todavía les habíamos hecho pocas; lo que yo diga: el que nace lechón…, pues eso, que la gente de esta peña ve una cámara de fotos y pierde los papeles, y no parece que eso vaya a cambiar próximamente.

Aquí tenemos la sección de los enchufados de Huelva Motera:

_DSC4831 _DSC4845 _DSC4864_DSC4907 _DSC5065 _DSC5115

_DSC4865

_DSC4883 _DSC4884IMG_1085 IMG_1128 IMG_1142

AQUÍ tienes todas las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera.