Los compañeros moteros caídos tuvieron su lugar y su momento en Motorocío

Hace ya muchos años desde que el motoclub “Biela Loca”, la actual asociación motera “Motorocío” empezara esta tradición de dedicar un día al recuerdo de los compañeros moteros que cayeron en accidente a bordo de sus motos, concretamente hace nada menos que 27 años.

No todo es quemar gasolina en la moto

Siempre nos reunimos con nuestras motos para rodar, para ver a los amigos, para ir de concentración, en definitiva, para divertirnos; sin embargo, la asociación Motorocío ha mantenido esta jornada en la que cada año echamos la vista atrás, nos acordamos de los compañeros que quedaron en el camino y les decimos que seguimos acordándonos de ellos, que por muchos años que pasen siempre nos acompañarán en el corazón. Es una jornada de convivencia y de recuerdo, de recogimiento y de homenaje. Con este espíritu nacía el Memorial Motorocío y con este espíritu se mantiene 27 años después.

La carpa de la organización,  inscripciones, información y más...

La carpa de la organización, inscripciones, información y más…

El eucaliptal va tomando ambiente motero

El eucaliptal va tomando ambiente motero

Motorocío no es una concentración al uso, es una CONVIVENCIA, sí, con mayúsculas. Motorocío es una convivencia a la antigua usanza, de las de tienda de campaña, hoguera y compartir lo que cada uno lleva en sus maletas, de esas que ya apenas se ven, al menos por estas tierras.

Lugar de encuentro

La aldea de El Rocío se convierte por unas horas en la capilla de los moteros y su Ermita en el altar al que vamos a aclamar a nuestros compañeros y a gritar a los cuatro vientos que siguen vivos en el recuerdo. Desde por la mañana empezaban a llegar moteros venidos desde muy dispares procedencias, resulta curioso la cantidad de moteros portugueses que se ven año tras año en esta reunión.

La leña es un elemento imprescindible en la convivencia de Motorocío

La leña es un elemento imprescindible en la convivencia de Motorocío

Los grupos de moteros van tomando posiciones en el eucaliptal

Los grupos de moteros van tomando posiciones en el eucaliptal

Los más valientes fueron montando sus tiendas para dormir un rato esa noche

Los más valientes fueron montando sus tiendas para dormir un rato esa noche

La paella, que ya perfumaba el ambiente un rato antes de ser servida

La paella, que ya perfumaba el ambiente un rato antes de ser servida

El photocall de Motorocío, lugar de paso inexcusable

El photocall de Motorocío, lugar de paso inexcusable

La gente del Motoclub Faro, hizo un gran despliegue logístico

La gente del Motoclub Faro, hizo un gran despliegue logístico

Los Burracos, que vinieron a El Rocío con motivo del Memorial

Los Burracos, que vinieron a El Rocío con motivo del Memorial

Una paella solidaria, un caldo rociero, música ambiente y leña, aparte -claro está- de la esencia de la reunión es la aportación del equipo humano que organiza este evento. Una aportación que propicia el terreno abonado para que crezca una vez más la convivencia motera de Motorocío.

Con la inscripción, los moteros recibían una bolsa de bienvenida y empezaba la jornada que tendría lugar al caer la tarde con la reunión de todos los moteros en el eucaliptal para dirigirse a la Ermita.

El Memorial

Llegada la hora de partir se fueron concentrando en el eucaliptal los estandartes y las banderas de los distintos motoclubs, peñas y distintos grupos moteros que iban a participar en la peregrinación, que iban a tomar parte en el Memorial programado. Como otros años, la comitiva de moteros se dirigía a pie hasta la Ermita para celebrar la Misa Memorial en homenaje a los compañeros caídos, al término de la cual se aclamaron los nombres de éstos en voz alta. Una ofrenda floral, unas velas y el silencio que lo dice todo, ellos ya no están aquí pero no han muerto del todo, no lo harán mientras aquí les recordemos.

Cae la noche en la aldea de El Rocío

Cae la noche en la aldea de El Rocío

Preparados para iniciar la peregrinación a la Ermita

Preparados para iniciar la peregrinación a la Ermita

De camino a la Ermita precedidos por un tamborilero

De camino a la Ermita precedidos por un tamborilero

Entrada en el templo de la Virgen del Rocío

Entrada en el templo de la Virgen del Rocío

Los motoclubs y peñas portan sus insignias ante la Virgen

Los motoclubs y peñas portan sus insignias ante la Virgen

Ofrenda floral a la Virgen

Ofrenda floral a la Virgen

Ya de vuelta al eucaliptal continuaba la convivencia motera a la luz de las candelas, es el momento de compartir las viandas que trajimos en las maletas. Es el momento de disfrutar del mejor ambiente motero, del ambiente de compañerismo y de hermandad, de esa hermandad motera que nos une tanto en la carretera como fuera de ella.

En cada uno quedará la experiencia vivida en Motorocío y la emoción de haber participado en el Memorial recordando a los compañeros que quedaron atrás. Ahora volvemos al día a día y el año que viene volveremos a recordar a los que ya no están entre nosotros.

Las fotografías de esta crónica son de Huelva Motera y de Fabián Núñez.