La Concentración Motera Cachonera pudo una vez más con la lluvia

Este pasado fin de semana hemos vivido una vez más la Concentración Motera Cachonera, la de Galaroza, una de las citas más esperadas del año para los aficionados a las motos y las concentraciones, tanto de Huelva como de fuera de la provincia. Son ya 21 las ediciones de esta concentración que organiza el Motoclub “El Fogonazo” en el corazón de La Sierra de Huelva y -una vez más- la lluvia no ha querido perderse esta cita motera.

Fuimos muchos los que entonamos el típico “manda huevos” al mirar las previsiones meteorológicas y comprobar que daban lluvia para el viernes y el sábado, con la sequía que venimos arrastrando… Pero así son las cosas y así es la Concentración Motera Cachonera, esta cita sin lluvia parece que no sería lo mismo, así que el agua acudió a su cita y nos fastidió una buena parte del sábado, pero el domingo… ay, el domingo…

Bueno, sabemos que esta concentración empieza ya el viernes por la tarde-noche, no suelen ser muchas las motos que se pueden ver el viernes aparcadas en la Plaza de Los Álamos de Galaroza, había poca gente en el lugar, poca gente en la carpa y poca gente en los bares cercanos, parecía que la noche iba a estar muy tranquila. Pero al llegar la hora, la cosa cambió radicalmente, no se sabe muy bien de dónde salió la gente que empezó a llegar a la carpa por la noche, entre los moteros que llegaron el viernes y los vecinos de Galaroza que querían aprovechar la oportunidad de pegarse una buena fiesta diferente de las del resto del año se organizó una buena. Una carpa llena hasta la bandera (según cuentan las malas lenguas, porque ya sabes que Huelva Motera a esas horas está cerrada) que nadie (o casi nadie) podría imaginar a la vista de cómo se presentaba la tarde. Pero al fin y al cabo, la noche se animó y la fiesta duró hasta bien avanzada la noche, sin miedo y como si no hubiera un mañana.

Repostando para aguantar la noche, gasolina pal cuerpo

Repostando para aguantar la noche, gasolina pal cuerpo

El sábado teníamos una previsión de lluvia que echó para atrás a muuuucha gente, moteros a los que no les gusta mojarse, ya sea por no ensuciar la moto, ya sea por no pasar por esa sensación, o bien por seguridad. El caso es que la jornada del sábado estuvo pasada por agua. El tiempo se volvió un poco loco, lo mismo salía el sol y lucía radiante que se escondía tras grandes nubes negras o caía un buen chaparrón, eso sí, el que no se marchó en casi todo el día fue el viento. Con un panorama así es de comprender que no hubiera la asistencia de moteros que sería deseable, hubo motos, hubo moteros, pero nada comparado con lo que veríamos el domingo. De todas formas, los más valientes que se atrevieron a desafiar al mal tiempo lo pasaron en grande. A lo largo de la jornada, DJ Mawi estuvo dando la lata de forma incansable, animando al personal que no quería perderse nada.

Empieza el sábado de visita por los puestos

Empieza el sábado de visita por los puestos

A pesar de la lluvia no faltó quien se subió a la moto para ir a Galaroza a disfrutar del ambiente

A pesar de la lluvia no faltó quien se subió a la moto para ir a Galaroza a disfrutar del ambiente

Buen mirador el de esta terracita

Buen mirador el de esta terracita

Fatigas las que esta pasando esta gente

Fatigas las que esta pasando esta gente

Regando la plaza, que se suele decir

Regando la plaza, que se suele decir

El photocall del Motoclub "El Fogonazo" acaparó bastantes fotos

El photocall del Motoclub “El Fogonazo” acaparó bastantes fotos

Esto que te das la vuelta y te encuentras a un grupito ya posando para la foto...

Esto que te das la vuelta y te encuentras a un grupito ya posando para la foto…

Una buena excusa para reunirse con la familia y los amigos

Una buena excusa para reunirse con la familia y los amigos

En un momento de la tarde, cuando más ambientada estaba la plaza y con gente por todas partes cayó uno de los chaparrones que caracterizaron a este sábado de concentración, de forma que todo el mundo salió corriendo a refugiarse en el interior de la carpa… y una cervecita para celebrarlo. Ya por la tarde empezaban las actuaciones en directo sobre el escenario de la carpa, dos bandas musicales estuvieron dándolo todo para que no decayera la fiesta (y para darle un respiro al DJ). La tarde estuvo protagonizada por el ambiente motero, tanto en el interior de la carpa como fuera de ella, la banda sonora de la concentración motera sonó bien fuerte en esta edición, el rugir de las motos no se hizo de rogar; fueron muchos los momentos en los que algún/os motero/s le retorcían el puño a su/s máquina/s, también algún quad se sumó a esta “sinfonía”, para deleite de muchos de los presentes y para desesperación de alguno que otro que hubiera preferido algo más de tranquilidad. Pero estábamos de concentración motera, en Galaroza era el fin de semana de las motos y no faltó quien liara “la del tigre” cortando encendido y/o quemando la goma trasera.

Uno de los chaparrones que cayeron el sábado

Uno de los chaparrones que cayeron el sábado

DJ Mawi dando guerra sobre el escenario

DJ Mawi dando guerra sobre el escenario

Estos son los que querían pasar desapercibidos

Estos son los que querían pasar desapercibidos

Compañeros de La Sierra, estos no tuvieron que venir de muy lejos

Compañeros de La Sierra, estos no tuvieron que venir de muy lejos

En las fechas que corren, la noche cae tempranito y la carpa se ambienta, a la hora de la cena y tal y tal el ambiente decae un poco, pero cuando llega el momento de los marchosos… La fiesta se revitalizó ya por la noche y se mantuvo en todo lo alto -al igual que ocurría por la tarde- tanto dentro como fuera de la carpa. Tampoco faltó quien elevara los decibelios de su moto a altas horas de la madrugada, provocando las protestas de algún vecino con un insomnio obligado; la adrenalina, el alcohol, la testosterona, o quién sabe qué es lo que provoca esta actitud, incívica para muchos, divertida y emocionante para otros, pero el caso es que la fiebre del sábado noche, olía a gasolina y goma quemada en Galaroza.

El público observa a algún motero liándola el sábado por la noche

El público observa a algún motero liándola el sábado por la noche

Me pescaron

Me pescaron

Enga, tío, haznos una foto, ¿vale?

Enga, tío, haznos una foto, ¿vale?

Movimiento en la noche del sábado

Movimiento en la noche del sábado

Llega la noche y esto empieza a desmadrarse

Llega la noche y esto empieza a desmadrarse

Y como siempre, las fotillos a los grupos no pueden faltar en una noche de marcha

Y como siempre, las fotillos a los grupos no pueden faltar en una noche de marcha

Vaya careto de flipao tiene el tío ese

Vaya careto de flipao tiene el tío ese

Esta concentración sirvió también para reunir a antiguos compañeros de estudios tras cerca de 40 años sin verse

Esta concentración sirvió también para reunir a antiguos compañeros de estudios tras cerca de 40 años sin verse

A saber a qué hora terminaría la fiesta, de eso no fuimos testigos y no podremos dar testimonio, ni escrito ni fotográfico.

Tras una jornada de sábado pasada por agua llegaba la del domingo, que amanecía con un cielo mucho más despejado, aunque con la típica niebla matutina. El sol no tardaba en lucir dejando un bonito día otoñal que nos mostraba los mejores colores que adornan La Sierra; teníamos un día perfecto para rodar en moto por la zona, y eso es lo que tocaba hacer. A las 11:00 de la mañana volvía a la vida la plaza de Galaroza, los más madrugadores estaban ya desayunando por los alrededores y las primeras motos empezaban a llegar. Se corrió la voz de que las ventas que hay en el camino que viene a Galaroza estaban a reventar de motos y moteros, una verdadera avalancha venía en camino y hoy íbamos a tener un día por todo lo alto. El chorreo de motos se hacía más intenso por minutos y la entrada de motos en la Plaza de Los Álamos se hizo constante, con un montón de gente contemplando la llegada del personal, que se veía negro para encontrar un hueco en el que aparcar su moto.

El domingo empiezan a llegar motos

El domingo empiezan a llegar motos

La constante llegada de motos a Galaroza

La constante llegada de motos a Galaroza

Seguía y seguía llegando gente sin parar, la plaza estaba ya llena pero el chorreo no cesaba. Llegó la hora de organizar la salida de la ruta, no es tarea fácil movilizar a tantísimas motos en un sitio tan pequeño, pero entre la megafonía y los miembros de la organización consiguieron poner en marcha al grupo que haría el recorrido por la comarca. Un servidor -que tuvo que asistir a Galaroza enlatado, por aquello de traer la carpa con todos los productos de Huelva Motera- tuvo que subirse al asiento trasero de un sufrido motero que estuvo dispuesto a soportarme haciendo fotos desde su asiento trasero durante la ruta. Para mí fue una sensación un tanto extraña, eso de ir de ruta en el asiento de atrás de una moto, y encima era una custom. Pero si para mí fue una sensación extraña, para much@s fue motivo de mofa y cachondeo con los que aún ando lidiando, supongo que tanto que me gusta meterme con todo el mundo por el motivo que sea me ha pasado factura en esta ocasión, me lo tendré merecido. Pero bueno, incluso desde el asiento trasero de una custom, este paseo fue una verdadera delicia, La Sierra ya luce sus colores de otoño, los campos de castaños están ya repletos de “erizos” y la mañana se presentó inmejorable para dar una vuelta en moto, así que pudimos disfrutar de la agradable ruta que nos proponía el Motoclub “El Fogonazo”.

Buena caravana la que llevamos durante la ruta por La Sierra

Buena caravana la que llevamos durante la ruta por La Sierra

Una delicia el paseo en moto, bonitos colores los que pudimos ver

Una delicia el paseo en moto, bonitos colores los que pudimos ver

La caravana hizo un bonito recorrido por la comarca

La caravana hizo un bonito recorrido por la comarca

Alguien me sigue en moto

Alguien me sigue en moto

Llegada a Aracena

Llegada a Aracena

En la localidad de Aracena efectuábamos una parada para tomar un refrigerio y tras ella volvíamos a la carretera para terminar de nuevo en Galaroza. Durante el recorrido atravesamos Fuenteheridos, donde la plaza -llena de gente- se paró a contemplar la enorme caravana de motos que pasó por allí, continuamos por la Peña de Arias Montano y tomamos la carretera hacia Aracena, tras la parada tomábamos la N-433 en dirección a Galaroza, donde nos desviamos para atravesar la localidad de Los Marines antes de llegar a nuestro destino.

Entrada en el parque donde teníamos el avituallamiento

Entrada en el parque donde teníamos el avituallamiento

Asalto a la barra

Asalto a la barra

Éste dice que le gusta ir en silencio y discretamente, sin llamar la atención

Éste dice que le gusta ir en silencio y discretamente, sin llamar la atención

La llegada a la Plaza de Los Álamos fue -como siempre- un momento espectacular, cuando tantísimas motos entran a un lugar que ya está lleno de gente expectante. Ahora tocaba aparcar la moto y sumarse al “mogollón”. El ambientazo era tremendo y aquello estaba lleno de amigos y compañeros.

Momento en el que la caravana llega a la plaza de los Álamos en Galaroza

Momento en el que la caravana llega a la plaza de los Álamos en Galaroza

Ya había ganas de ver así la concentración, llena de gente y de motos

Ya había ganas de ver así la concentración, llena de gente y de motos

La organización estuvo sorteando varios regalos entre los inscritos y llegó el momento de entregar los trofeos. Con esta entrega como punto final de la concentración, llegaba el momento de despedirse, tanto Leandro Navarro (presidente del Motoclub “El Fogonazo”) y Antonio Sosa (alcalde de Galaroza), que se dirigieron a los presentes en la carpa para agradecer una vez más la asistencia de todos a esta concentración y para hacerles partícipes de su deseo de volver a verles de nuevo el año que viene.

La comida para los inscritos

La comida para los inscritos

Desde Francia vinieron los moteros más lejanos

Desde Francia vinieron los moteros más lejanos

Y desde el País Vasco llegó la motera más lejana

Y desde el País Vasco llegó la motera más lejana

Esta pareja se llevó un jamón, el sorteo se portó bien con ellos

Esta pareja se llevó un jamón, el sorteo se portó bien con ellos

El alcalde de Galaroza se despide de todos los asistentes

El alcalde de Galaroza se despide de todos los asistentes

Ya sólo quedaba pertrecharse para subirse a la moto y tomar el camino de vuelta a casa disfrutando de un ratito más de curveo y ruta motera.

Preparándose para salir de vuelta a casa

Preparándose para salir de vuelta a casa

Hubo a quien la lluvia caída le vino bien, ¡cómo le ha crecido la yerba a esta moto!

Hubo a quien la lluvia caída le vino bien, ¡cómo le ha crecido la yerba a esta moto!

Aquí algunas de las fotillos que tomamos en el photocall que pusimos en el stand de Huelva Motera

IMG_2693 IMG_2700 IMG_2702 IMG_2717 IMG_2880

IMG_2881 IMG_2886 IMG_2911 IMG_2914

blanca

Y como siempre, la sección de los enchufados…

IMG_2518 IMG_2523 IMG_2524 IMG_2526 IMG_2537 IMG_2741 IMG_2827 IMG_2830 IMG_2879

IMG_2551

IMG_2566 IMG_2600 IMG_2610 IMG_2613 IMG_2924 IMG_2891 IMG_2923 IMG_2887 IMG_2701

IMG_2883

 

 

 

 

AQUÍ tienes todas las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera.