José Pais empezó y terminó en Huelva su vuelta al mundo en moto

Las casualidades de la vida propiciaron que José Pais contactara con HuelvaMotera.com justo cuando daba por concluida su vuelta al mundo y se disponía a embarcar con su moto rumbo a las Islas Canarias, donde reside. Tuvimos la oportunidad de charlar durante todo un día, un día que estuvo en Huelva sin otro plan que echar unas risas, contarme mil y una batallitas de sus viajes por el mundo y hacerle unas fotillos en Huelva a su compañera de viajes, Jimena. Contactó José Luis a través de la página de HuelvaMotera.com para preguntar por un servicio técnico de Suzuki, a la mañana siguiente nos conocíamos en el propio taller y ahí empezó un largo y divertido día.

Una foto obligada de su paso por Moscú

Una foto obligada de su paso por Moscú

Aprovecha el buen tiempo para visitar la ciudad

Aprovecha el buen tiempo para visitar la ciudad

Un tramo de las infernales carreteras de Rusia

Un tramo de las infernales carreteras de Rusia

Un tipo bajito que escondía una enorme sonrisa bajo el casco me preguntó al parar la moto: “¿Mario?”. “Ese soy yo”, le dije. A partir de ahí ya nos hicimos amigos, es fácil conectar con una persona así, con un carácter como el suyo y con la que encima compartimos tanto.

Junto a un monumento a Lenin

Junto a un monumento a Lenin

José Ángel Pais vive –cuando no está de viaje- en la isla de La Palma, es un joven de cuarentaytantos años que cumple su sueño de viajar en moto y conocer países cada vez que tiene la oportunidad. Su último viaje le ha llevado a dar la vuelta al mundo en una Suzuki V Strom 650, “Jimena”. Desembarcó en Huelva para empezar su viaje el día 10 de julio y su periplo le ha llevado nada más y nada menos que 80 días, sí, la vuelta al mundo en 80 días, ¿te suena de algo? Su viaje terminó hace ya varios meses pero no ha sido hasta ahora cuando lo ha podido dar por concluido al poder recoger a su compañera de viaje.

La camaradería de los moteros es una constante mundial

La camaradería de los moteros es una constante mundial

José se plantea si continuar su viaje con Jimena o hacer algún cambio

José se plantea si continuar su viaje con Jimena o hacer algún cambio

El camino continúa viento en popa

El camino continúa viento en popa

La ruta seguida le llevó desde Huelva hacia el norte recorriendo Europa (Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Polonia, Lituania, Letonia y Estonia), entró en el inmenso país de Rusia llegando a San Petersburgo, luego fue a Moscú (donde llegó tras la caída de un avión en Ucrania, se calentó mucho el ambiente, incluso se hablaba de una 3ª Guerra Mundial, lo que le hizo salir casi huyendo), desde entonces recorrió el país asiático en dirección Este a razón de 1.000 km diarios de promedio, su ruta trascurría paralela a las vías el tren Transiberiano y le llevó hasta la ciudad costera de Vladivostok. Aquí se despidió de Rusia y embarcó hasta Corea del Sur, donde tomó un avión hasta Los Ángeles, ya en Estados Unidos. Su ruta americana discurrió hacia el Norte primero, recorriendo Los Estados Unidos por la costa Pacífica, Canadá y Alaska hasta llegar a Anchorage, entonces empezó a bajar hacia el Sur hasta llegar a México, quería ir a Ciudad Juárez, y luego continuó paralelo a la frontera mexicana hasta llegar a Florida y Miami, desde donde envió la moto en avión a España. En este envío, la moto venía en un contenedor junto con otras motos más, estas motos no llevaban la documentación en regla y el contenedor permaneció bloqueado en la aduana durante cinco meses, por lo que hasta ahora no han “liberado” a Jimena y no ha podido dar por concluido el viaje.

Una parada en boxes para él, Jimena ya está revisada

Una parada en boxes para él, Jimena ya está revisada

Los amigos que ha hecho son el mayor tesoro que le ha dado el viaje

Los amigos que ha hecho son el mayor tesoro que le ha dado el viaje

Un poco de cultura del lugar en Corea

Un poco de cultura del lugar en Corea

Cada día que te levantas en un lugar distinto trae nuevas experiencias al viajero, ¿Con cuál te quedas?

Con los amigos, de todas las experiencias que me da un viaje me quedo con los muchos amigos que he tenido la oportunidad de hacer. Al fin y al cabo, dar la vuelta al mundo es hacer kilómetros de carretera, si vas muchas veces a Madrid ya haces tantos kilómetros como si dieras la vuelta al mundo. Sin embargo, no hay palabras para describir la satisfacción de conocer a tantos amigos por el camino; gente que apenas te conoce te invita a su casa, comparte un plato de comida contigo, hay gente que te saca de apuros… hoy en día puedo presumir de tener muy buenos amigos en todo el camino.

Preparada para el salto a América

Preparada para el salto a América

Ya llevas otros grandes viajes en moto sobre tus posaderas, ¿No?

Sí, ya llevo varios, esta vez han sido 14 países, pero en total son ya 52 los países que he recorrido en moto. He recorrido toda Europa un par de veces; he estado en África, fuimos a Senegal y Gambia con unas motos chinas de 125 cc, no dieron el menor problema; recorrí también toda América, desde Ushuaia en Argentina hasta Anchorage en Alaska, en este viaje recorrí 49.000 km y estuve rodando durante 6 meses y 18 días.

Llegada a los Estados Unidos de AméricaLlegada a los Estados Unidos de América

Llegada a los Estados Unidos de América

¿Recuedas algún dato curioso de tu vuelta al mundo?

Claro, mira, la rueda delantera de Jimena ha girado 24 millones de veces, he cambiado el aceite a la moto todos los domingos del viaje, he usado 6 ruedas durante el viaje, he estado en el mismo día al nivel del mar y a 4.844 metros de altitud, he estado a -4ºC y a 48ºC, he cruzado 8 desiertos, la verdad es que una vuelta al mundo conlleva unos números extraordinarios.

Las carreteras canadienses le deparan este tipo de sorpresas

Las carreteras canadienses le deparan este tipo de sorpresas

Me has dicho lo mejor de tu viaje, pero ¿Qué es lo peor?

Lo peor del viaje es la inseguridad. Mira, no me da miedo de la soledad, ni llegar o no a un hotel, no me importa dormir al raso, los accidentes –evidentemente- me asustan, pero lo que más me preocupa es la inseguridad en un viaje de este tipo. Verás, la parte de Rusia que rodea a China, la zona llamada “Far East”, es donde terminan todos los prófugos de Rusia, delincuentes huídos, buscados por la justicia, los fugados de la cárcel y demás, esta gente vive por allí. A mí me recuerda a la película de Robin Hood, que vivía en el bosque con sus ladrones, ellos viven así, tienen pequeños poblados con casas de madera. La vida en esta zona vale muy poquito si tienes algún problema. Se sabe de varios viajeros que han muerto o desaparecido por allí, aquella zona hay que pasarla deprisa, hay que darle al acelerador y parar sólo para echar gasolina y para comer alguna chocolatina, lo importante es quitarse rápido de allí, y se tardan 4 días en cruzar  la zona, allí las distancias son muy grandes. La zona de Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala también es complicada.

Sigue subiendo en busca del Norte

Sigue subiendo en busca del Norte

Y continúa haciendo amigos

Y continúa haciendo amigos

A partir de aquí, búscate la vida si tienes problemas

A partir de aquí, búscate la vida si tienes problemas

¿Qué me cuentas de la moto?

La moto se ha portado como una campeona, me fui con una Suzuki V-Strom 650 que va como la seda. Hay que tener en cuenta que las condiciones de las carreteras fueron extremadamente duras. Mira que yo entreno con una moto de enduro y estoy acostumbrado a la tierra, pero cuando se levanta del suelo una moto que -con la carga y todo pesa 250kg- el aterrizaje es complicado. Pero incluso con todo el mal trato recibido la moto aguantó, me costó dos amortiguadores traseros (uno que cambié en Corea del Sur y el que traigo, que está para cambiarlo), también se me soltó el cubrecadena, pero eso creo que fue porque lo manipulé y tal vez no lo terminé bien.

Bueno, hasta Alaska ya llegó, ahora a bajar hasta México

Bueno, hasta Alaska ya llegó, ahora a bajar hasta México

Las sequoias hacen empequeñecer todo

Las sequoias hacen empequeñecer todo

Foto típica de San Francisco

Foto típica de San Francisco

En México, muy sonriente se le ve para lo serio que está el poli del bigote

En México, muy sonriente se le ve para lo serio que está el poli del bigote

Pero la moto la prepararías para el viaje, ¿no?

Sí, claro, preparé la moto. Le puse protecciones para los bajos del motor, para el radiador, para los faros y para el depósito; lleva unos faros auxiliares porque si se funde una bombilla no te puedes parar a cambiar sobre la marcha, tienes que darle a un botón y que se encienda otra para seguir el camino; llevo doble gps, por si se me estropea uno en algún país en el que no me entiende nadie, llevo una radiobaliza para estar localizado en todo momento y llevo una cúpula que protege más que la de serie. Después, yo llevo también puesta una equipación completa.

¿Te preparaste para este viaje?

Sí, me preparé durante un año en el gimnasio y con la moto. Resulta que –sin saberlo- batí un record; al parecer, un grupo de motos había recorrido las 7 Islas Canarias en 7 días y yo lo hice en tres días y medio; tuve que hacer muchas salidas en moto para entrenarme. También me preparé para hacerle reparaciones a la moto, por ejemplo, arreglar un pinchazo con las herramientas que llevo encima. He desmontado y vuelto a montar la moto, incluso la electrónica, tengo que estar preparado para lo que venga y en la moto todo se estropea, lo único que no falla es lo que no se lleva, suelo decir que el freno de mano de la moto es el único que no se estropea, y es porque no tiene.

Y llegó a Miami, desde aquí en avión hasta España

Y llegó a Miami, desde aquí en avión hasta España

Somos muchos los que soñamos con hacer algo así y la pregunta del millón es ¿Cuánto cuesta darle la vuelta al mundo en moto?

Dar la vuelta al mundo cuesta mucho sacrificio, mucha ilusión, muchas ganas y -sobre todo- muchas sonrisas, la parte económica se puede solventar fácilmente, sólo hay que buscar patrocinadores. Normalmente se gastarán unos 200 euros diarios; mira, la moto gasta 60 euros al día de gasolina porque hago muchos kilómetros y no llevo una velocidad constante de 80 km/h; hay que comer y hay que dormir. Con esto estamos hablando de 150-200 euros al día solamente para subsistir, pero luego aparecen gastos como los cambios de ruedas o los imprevistos. Tuve uno muy fuerte, resulta que yo llevaba un presupuesto por escrito de 1.300 euros por llevar la moto de Corea del Sur a Estados Unidos en avión y cuando llegué a mandarla me pidieron más de 4.000 euros; la explicación era que cuando yo pedí el presupuesto era temporada baja y cuando llegué allí era temporada alta, podía pagar o esperarme allí un mes a que pasara la temporada alta. La cuestión es que los imprevistos surgen y hay que ir preparado.

¿Qué le dirías a alguien que quiere hacer un viaje como el tuyo?

Le diría que no lo haga, jajaja. No, verás, yo voy a volver, pero me da mucho miedo de animar a que alguien se vaya de viaje y le pase algo. Yo suelo decir que cada cual luche por cumplir sus sueños, y si tu sueño es dar la vuelta al mundo o recorrer tal o cual país, pues hazlo. Yo no suelo contar las cosas malas de los viajes para no preocupar a mi gente, sin embargo, todo esto tiene su parte negativa. Ahora me ves aquí, limpio, afeitado, contento y tranquilo, pero un viaje así es duro, al contarlo a toro pasado se ve todo muy bonito pero es duro. Hay países que se pueden recorrer sin ningún inconveniente, pero hay otros en los que realmente la vida no vale nada.

Y aquí a punto de embarcar en el ferry de regreso a La Palma

Y aquí a punto de embarcar en el ferry de regreso a La Palma

¿Por qué viajas sólo?

Es muy fácil, una moto es un problema, dos motos son dos problemas.  Con dos motos duplicas las posibilidades de avería, de accidente, de enfermedad del piloto, todo es doble, por eso me voy sólo. De todas formas, yo no soy ningún tipo raro que se lleve mal con el resto del mundo;  mira, para hacer un viaje de este tipo hacen falta tres cosas: dinero, tiempo y valor. El dinero y el tiempo se pueden conseguir, yo me busco la vida, no tengo un duro pero me busco la vida; sin embargo el valor o lo tienes o no lo tienes. Sinceramente, no he tenido a ninguna persona cercana que tenga lo que hay que tener para dar una vuelta al mundo en moto. Cada vez que mencionaba mi proyecto con algún amigo y hablábamos de él me decía que se venía conmigo, cuando nos sentábamos a prepararlo todo yo le presentaba el proyecto con los datos de tiempo, de kilómetros, de gastos, de problemas, de etapas y detalles del viaje, entonces, por una cosa u otra, a la hora de embarcar la moto estaba yo sólo. Por eso he aprendido a no esperar, se me está pasando la vida y conozco sólo 52 países en moto, cuando muera quiero que sean bastantes más, por eso viajo sólo.  Cuando viajas por el mundo pasan muchas cosas y no sabes cómo va a reaccionar otra persona: en Alaska me encontré con un grupo de más de 40 búfalos en medio de la carretera, estuve esperando  más de media hora a que se fueran y al final pensé “yo no estoy aquí para ver toritos”, entonces metí primera y atravesé la manada haciendo eses entre los búfalos. Recuerdo que cuando ya estaba llegando al final del grupo, el último se me giró y yo le dije: “tú a mí ni me mires”. Mientras cruzaba la manada pensé que igual estoy un poco loco, yo no sabía cómo iban a reaccionar los búfalos al ver a un tío en una moto pasando a su lado, pero pasé y ya está. Yo no sé si otra persona hubiera pasado. En Perú me sacaron tres veces un cuchillo para robarme pero las tres veces pude solucionarlo bien, yo soy chiquito y me tengo que defender con mi labia, a lo mejor si viene un tío grande y fuerte conmigo se lía a puñetazos y es peor. Me da miedo de cómo podría reaccionar otra persona ante una situación complicada.

Yo no sé a ti, pero a mi me dan unas ganas de arrancar la moto y seguirle la pista…

[fb_like url=”” style=”standard” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[tweet url=”” style=”none” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[gplus counter=”” style=”” width=”450″ height=”30″ position=”none”]