El Vespa Club Onubense celebró su primer aniversario con una jornada campera

Hace un año (semana arriba, semana abajo) veía la luz un nuevo club en la provincia de Huelva, se trataba de un club de amigos y aficionados a las vespas, ese scooter que tanto tiempo lleva ya recorriendo las calles españolas. Ese vehículo que nacía como respuesta a la necesidad de un medio de transporte ágil y económico para la ciudad ha llegado a convertirse en un objeto de culto y en fuente de inspiración para una y mil aventuras. Con ese marcado carácter que llevan impreso las vespas, han nacido numerosos clubs a todo lo largo y ancho del planeta, y el último de ellos (que sepamos) acaba de cumplir un año de vida y de actividad en Huelva.

Ha sido un año intenso de asistencia a actividades y organización de diferentes eventos (rutas, excursiones, visitas, formaciones…) y ha llegado el momento de celebrarlo. En el entorno de los pinos en Malpica estaba prevista esta celebración para el pasado sábado 4, sin embargo, el mal tiempo obligó a su  aplazamiento para este sábado 11.

La jornada para los miembros del club celebrante comenzaba bien temprano, antes de irse al lugar de la celebración tenían una cita con varios miembros del Vespa Club Comando Califa, de Córdoba, que se encontraban en el último tramo de su vuelta a la Península Ibérica y pasaban por Huelva a primera hora del sábado. Quedaban con ellos en la localidad de Corrales, donde acudió una representación del Vespa Club Onubense para invitarles a desayunar y charlar un rato con ellos antes de que volvieran a la carretera.

El VCO recibió a los miembros del Vespa Club Comando Califa que estaban dando la vuelta a la Península Ibérica

El VCO recibió a los miembros del Vespa Club Comando Califa que estaban dando la vuelta a la Península Ibérica

El lugar elegido era ideal para un evento de estas características

El lugar elegido era ideal para un evento de estas características

La pancarta del VCO no podía faltar, seguro que la has visto ya en alguna que otra ocasión

La pancarta del VCO no podía faltar, seguro que la has visto ya en alguna que otra ocasión

Las otras protagonistas de la jornada, las vespas

Las otras protagonistas de la jornada, las vespas

La peña "Mi burra y yo" llegando al Aniversario

La peña “Mi burra y yo” llegando al Aniversario

Finalizada la visita de los cordobeses, los miembros del VCO se dirigían a Malpica para coger sitio, ya que allí no hay reserva ni nada, el que llega elige el lugar en el que instalarse. Había que descargar la furgo, sacar las neveras, sacar la megabarbacoa y encenderla, que iba a tener mucho trabajo a lo largo del día.

El personal estaba citado a partir de las 12 de la mañana y poco a poco fueron llegando los invitados a la fiesta, unos por su propia cuenta y otros en representación de su club, ya sea de vespas o no. Las cervecitas empezaron a correr y los primeros chorizos salieron de la barbacoa bien prontito. Así empezaba el aniversario, comiendo, bebiendo, y -¿cómo no?- poniéndonos al día con los colegas que allí nos íbamos encontrando.

Venga, a comer todo el mundo

Venga, a comer todo el mundo

Vaya pinta tienen estos choricitos

Vaya pinta tienen estos choricitos

Y trabajo hubo para los cortadores, vaya si lo hubo

Y trabajo hubo para los cortadores, vaya si lo hubo

Menos mal que se turnaron en la tarea de meter el cuchillo...

Menos mal que se turnaron en la tarea de meter el cuchillo…

¡Al ataaaqueeeeee...!

¡Al ataaaqueeeeee…!

Que dicen que iban a pasar fatigas, eh?

Que dicen que iban a pasar fatigas, eh?

Seriedad ante todo, decía el maestro de la barbacoa

Seriedad ante todo, decía el maestro de la barbacoa

Los gambones volaron de la bandeja

Los gambones volaron de la bandeja

Después de los choricitos, vino una carnecita, después más choricitos, y más carnecita, luego le llegó el turno a los gambones, no, éstas no eran gambitas, eran gambones; y así continuó la jornada. Un ratito aquí charlando con unos, otro ratito allí charlando con otros, ahora voy y me cojo una cervecita, ahora me acerco al otro lado y pincho algo de comer, lo que se dice ir pasando fatigas, vamos.

Pues así fue transcurriendo la jornada hasta que llegó el momento de agradecer a los presentes su asistencia, para lo que el Vespa Club Onubense preparó unos diplomas de agradecimiento. También llegó el momento del sorteo de regalos, varios obsequios que se llevaron los afortunados entre los que destacó la comida para dos en el restaurante Acánthum, de Xanty Elías, primera Estrella Michelín de la provincia.

Vaya barbacoa sacó el VCO para la ocasión

Vaya barbacoa sacó el VCO para la ocasión

Aquí uno de los asistentes peleándose con un gambón

Aquí uno de los asistentes peleándose con un gambón

El señor que me estuvo haciendo la competencia con la cámara de fotos

El señor que me estuvo haciendo la competencia con la cámara de fotos

Una joven promesa, tal vez un futuro vespero

Una joven promesa, tal vez un futuro vespero

Más amigos que llegaron en sus motos

Más amigos que llegaron en sus motos

La comida para dos en el restaurante Acánthum que se sorteó le tocó a Javier Caballero

La comida para dos en el restaurante Acánthum que se sorteó le tocó a Javier Caballero

Vespas y amigos, ¿qué más se puede pedir?

Vespas y amigos, ¿qué más se puede pedir?

El motoclub "Los Burracos" estuvo en el Aniversario del VCO

El motoclub “Los Burracos” estuvo en el Aniversario del VCO

La foto de familia de la jornada

La foto de familia de la jornada

Y así fue, lo que se dice un día de campo con los amigos, no se hizo ruta, ya que había quien se desplazaría desde lejos y ya tenía bastante ruta, además, hubo quien vino con la familia; siempre hay tiempo para dar una vuelta en moto, este día era de convivencia. Ya sólo quedaba recoger todo y limpiar el lugar para que quedara como estaba, o mejor. Así terminó el primer aniversario del Vespa Club Onubense, con energías y las pilas cargadas para acometer otro año más de actividades moteras.

AQUÍ tienes algunas fotos más hechas por la cámara de Huelva Motera.