El Club Motorista El Faro de Mazagón afronta nuevos retos

HuelvaMotera.com se reunía con el vicepresidente del Club Motorista El Faro, de Mazagón, dos días después de que éste celebrara su Reunión Motera en el núcleo costero onubense.

7

411

Ramón Lopera, Lopera en el mundillo motero onubense, explicó el nacimiento del club. Nacían hace cuatro años como un grupo de amigos que formaban parte del Motoclub N-431 de Ayamonte, había varios de Mazagón que tenían la inquietud de formar su propio club. Fue entonces cuando Pepe Vicario (Pepe Crow), José Macías el “Guerra” y el propio Ramón Lopera se decidieron a sacarlo adelante, aportaron un dinero entre los tres y empezaron a gestionar toda la documentación para darse de alta como asociación deportiva. Se hicieron los parches que llevan a la espalda los miembros del club y empezaron a trabajar en su primera Reunión Motera, la fiesta de presentación del Club Motorista El Faro. Actuó en esta fiesta un grupo de chavales que estaba empezando su andadura en el mundo de la música y lo hizo sin cobrar, tan sólo a cambio de la comida y la bebida del día.  Esta fiesta motera se ha convertido con el tiempo en su actividad reina, ya forma parte del calendario de concentraciones moteras de la provincia de Huelva, es su día grande; sin embargo, a lo largo del año organizan otro par de eventos de menor envergadura, como son la ruta barítima y la fiesta playera. La ruta barítima empieza con una ruta que les lleva hasta el Cámping Doñana, bajan a la playa y terminan con una fiesta; se celebra en primavera –cuando ya se van alargando los días- antes de Semana Santa. Por su parte, la fiesta playera suele tener lugar a finales de junio, si bien este año la van a aplazar hasta la segunda quincena de septiembre para hacerla coincidir con la inauguración de la sede con la que cuentan desde el pasado 18 de junio.

19

Tras cuatro años de activa participación en la vida social del núcleo costero de Mazagón, el Club Motorista El Faro ha conseguido que el Ayuntamiento de Moguer les ceda a través de la Mancomunidad de Mazagón un local en la zona de El Picacho. Se trata de un local pequeño, pero cuenta con una amplia zona por delante que pueden utilizar para poner una terraza, para utilizarla como aparcamiento de motos o para cualquier otro cometido. La cesión de este local es el resultado de la implicación del Club en Mazagón, ya que cada año colabora con la Fiesta del Vecino, aportando y repartiendo una  paella, también colabora con varias asociaciones. Señala Lopera que no se puede crear un club y pretender que te den un local, primero hay que darse a conocer, comprometerse con la gente y trabajar, el local vendrá más adelante.

6810

Actualmente, el Club Motorista El Faro cuenta tan sólo con 14 miembros; sin embargo, el vicepresidente asegura que –con la cesión del local en el que tendrán su nueva sede- pronto verán nuevos socios, de hecho ya han tenido comentarios de moteros que han declarado su intención de ingresar en el club.

5IMG_4986

El Club Motorista El Faro es un club un poco “diferente” en el sentido de que ha preferido mantenerse al margen de la normativa que afecta a todo el mundillo de los motoclubs. Este mundillo está regido –explica Lopera- por una legislación no escrita dictada por los motoclubs más influyentes, una ley que marca las condiciones y el proceso que debe seguir un colectivo para constituirse en motoclub, así como sus señas de identidad y obligaciones que deben aceptar para ser considerados como tal. El Club Motorista El Faro no ha sido apadrinado por ningún motoclub, para evitar complicaciones se ha optado por utilizar un parche con un diseño y colores que se alejan de los típicos que utilizan los motoclubs (alas, calaveras, águilas, lobos…); “más que de un club motorista, nuestro parche parece el de un club de pesca”, bromeaba Lopera . La decisión de mantenerse al margen de la estructura de los motoclubs viene dada por la idea que tienen de que el mundo de las motos no debe estar sujeto a reglas, ya que entonces dejaría de ser una afición. Señalaba Lopera que a ellos nadie les dice a dónde tienen que ir, qué tienen que hacer ni los colores que tienen que llevar; sin embargo, para evitar problemas eligieron el logo y los colores que llevan en su parche, una imagen que para nada interfiere con la típica imagen que suelen lucir los motoclubs.

La única norma exigida en el Club Motorista El Faro es  el respeto y la libertad de cada cual de hacer lo que mejor le parezca. Lopera bromea diciendo que ellos se consideran domingueros, dice que es mejor ser domingueros y estar a gusto que ser otra cosa a disgusto, para ellos la moto es una herramienta y una excusa para disfrutar. Los motoclubs, continuaba Lopera, suelen tener cargos como el presidente, vicepresidente y capintán de ruta, ellos han cambiado esta nomenclatura por la de jefe, capataz y cabo tomatero respectivamente, es una forma más de separarse de las normas que rigen en el mundo de los motoclubs. En vez de ser MC (motoclub) ellos son CM (club motorista).

Para llegar a ser un MC en regla y de acuerdo con todas las normas aceptadas en este mundillo hay que pasar una serie de trámites y un periodo de pruebas muy largo, ese es otro de los motivos que les ha llevado a preferir mantenerse al margen de toda esta estructura.

En la cuarta edición de su Fiesta Motera, el Club Motorista el Faro alcanzó un total de 163 inscripciones, aunque saben que también hubo –lógicamente- gente que fue a la fiesta, se tomó sus cervecitas y se fue sin inscribirse. Sin embargo, a pesar de no registrar una cifra muy alta en las inscripciones, la valoración de la Fiesta Motera por parte del club es positiva porque “se echó un día entre amigos muy bueno”. El Club Motorista El Faro optó por una celebración sencilla y se centró en que los asistentes disfrutaran del día, dejando a un lado la organización de un programa de actividades y/o una ruta motera. La Fiesta Motera contó con la actuación de la Banda del Ambigú, que empezaba a tocar alrededor de las 3:00 de la tarde. En el descanso de la actuación se sortearon varios regalos (chaquetas moteras, cascos, un jamón de pata negra y varios regalos de empresas colaboradoras).

Al ser el Club Motorista El Faro un grupo pequeño no pueden afrontar la organización de una fiesta más grande que dure más tiempo, si bien lo tienen en proyecto. En un futuro quieren celebrar una concentración de un fin de semana completo. Para este evento piensan en el albergue de los Padres Blancos, que está a pie de playa y cuenta con barracones, zona de acampada, servicios, cerramientos y todo lo necesario para recibir un evento de estas características, es el sitio ideal para celebrar una concentración motera.  Sin embargo, aún les falta lo principal, que es un equipo humano más grande y comprometido con esta labor. Un evento como el que piensan requiere de un programa de actividades, una ruta motera y una organización que no puede afrontarse con un club tan pequeño como es actualmente el de Mazagón. Es por ello que no se comprometen a poner una fecha, organizarán una concentración de más envergadura cuando reúnan las condiciones necesarias para hacerlo, es decir, cuando tengan gente suficiente para ello.

Nuevos proyectos e ilusiones planean sobre el cielo motero de Mazagón, el tiempo y el esfuerzo de los miembros del Club Motero les otorgará el lugar que se merecen.

[fb_like url=”” style=”standard” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[tweet url=”” style=”none” font=”arial” action=”like” width=”450″ height=”30″ position=”none”]

[gplus counter=”” style=”” width=”450″ height=”30″ position=”none”]