Caballos de acero celebra su V concentración de vespas

Este pasado domingo, cuando muchos estábamos aún tocados por el intenso sábado que tuvimos, ya fuera en la Ruta de la sal o en el aniversario de Descubridores, tenía lugar la V concentración de vespas que organizaba el motoclub “Caballos de acero” de La Antilla.

A las 10:00 de la mañana se abrían las inscripciones en la sede de “Caballos de acero”; los soportales en los que se encuentran, una vez más se llenaban de motos, la mayoría vespas y clásicas, pero también había bastantes motos de éstas cargadas de electrónica. Entre las inscripciones, saludos y primeras charlas llegó el momento de tomar la salida.

Empieza a ambientarse la sede de "Caballos de acero"

Empieza a ambientarse la sede de “Caballos de acero”

La mesa de inscripciones trabajando desde primera hora

La mesa de inscripciones trabajando desde primera hora

Los amigos del motoclub Cartaya acudieron a la cita

Los amigos del motoclub Cartaya acudieron a la cita

La afición a las vespas cada vez arrastra a más gente

La afición a las vespas cada vez arrastra a más gente

Empieza la ruta motera

Empieza la ruta motera

Un recorrido en caravana nos llevó hasta la localidad de Lepe, donde hacíamos la primera parada para echar una cervecita y continuábamos con la labor de arreglar el mundo. Tras un ratito allí partíamos al siguiente destino, el Cocoa Beach de Urbasur; un recorrido por vías bastante poco conocidas para muchos de los asistentes nos llevaba hasta la rotonda de entrada a la urbanización y llegábamos a este garito en la playa, donde ya nos esperaban con unas tapitas. Embutidos, tortilla de patatas, aceitunas, papas fritas y qué se yo qué más cosas sacaron de la barra para agasajar a los moteros que pasamos por allí para hacer un alto en el camino. En un lugar con una estética muy cuidada nos encontrábamos tan a gusto que pasó el rato sin darnos cuenta. Cuando ya se acercaba la hora de arrancar de nuevo los motores, el Cocoa Beach ponía en marcha un cañón de espuma que la lió parda. En cuestión de minutos el callejón de acceso se llenaba de espuma cubriendo a las motos que había aparcadas en él, con el consiguiente cachondeo que ello conllevó. En el momento de salir de nuevo vimos a más de uno “buscando” su moto entre la espuma.

En la terraza del Cocoa Beach

En la terraza del Cocoa Beach

Disfrutando de la jornada

Disfrutando de la jornada

En un entorno ideal para este tipo de evento

En un entorno ideal para este tipo de evento

Un saludo para la cámara

Un saludo para la cámara

La representación del Vespa Club Huelva en el evento

La representación del Vespa Club Huelva en el evento

Sentados cómodamente, cerveza y tapitas, ¿Qué más quieres?

Sentados cómodamente, cerveza y tapitas, ¿Qué más quieres?

Venga esos grupitos

Venga esos grupitos

Vespas, clásicas y el cañón de espuma que la lió más tarde

Vespas, clásicas y el cañón de espuma que la lió más tarde

Por ahí abajo hay una vespa, que sí, en serio

Por ahí abajo hay una vespa, que sí, en serio

Tras arrancar de nuevo las motos poníamos rumbo al recinto romero, donde estaba concertada la comida. Una cervecita antes para regar la plaza y el personal pasó a comer… y hasta aquí puedo leer en esta ocasión.

AQUÍ tienes el resto de las fotos tomadas por la cámara de Huelva Motera.