5.000 espectadores vivieron el Freestyle en Huelva

Anoche vivimos el gran espectáculo del freestyle en la Plaza de Toros de Huelva, un evento en el que los cerca de 5.000 espectadores vibramos con los imposibles ejercicios que los especialistas ejecutaron en el albero y -sobre todo- en el aire.

Desde horas antes del inicio del show, un numeroso público se arremolinaba en los alrededores de la plaza, dos largas colas avanzaban en las dos puertas de entrada y no paraba de llegar gente. Poco a poco el graderío se iba llenando y el calor humano ya se dejaba sentir y hacía ver que los pilotos estarían muy arropados en su visita a Huelva.

En torno a las 22:00 se apagaban los focos de la plaza y la pantalla gigante mostraba la cuenta atrás para el inicio del espectáculo. Cuando vimos el cero en la pantalla empezó la banda sonora del freestyle, los motores de las máquinas empezaron a hacerse escuchar. Unas vueltas al ruedo y los primeros saltos, los más sencillos, sirvieron para presentar a los pilotos, había empezado el espectáculo del freestyle.

Saltos y espectáculos, la esencia del freestyle

Saltos y espectáculos, la esencia del freestyle

Una joven del público baja al ruedo para subirse al coche de Marcos César

Una joven del público baja al ruedo para subirse al coche de Marcos César

Los pilotos se muestran cercanos a su público, un saludo a los lectores de Huelva Motera

Los pilotos se muestran cercanos a su público, un saludo a los lectores de Huelva Motera

Rayo McQueen sufre un percance, fruto de la inexperiencia del pequeño que lo pilotaba a distancia

Rayo McQueen sufre un percance, fruto de la inexperiencia del pequeño que lo pilotaba a distancia

Los pilotos piden al público sus aplausos, sus gritos, les piden su implicación en el espectáculo

Los pilotos piden al público sus aplausos, sus gritos, les piden su implicación en el espectáculo

¿Cómo se llamará este truco?

¿Cómo se llamará este truco?

La pequeña pit bike también hace diabluras en buenas manos

La pequeña pit bike también hace diabluras en buenas manos

Los pilotos se suben a la rampa para saludar a su público

Los pilotos se suben a la rampa para saludar a su público

El piloto/showman dirige una ola que da varias vueltas al graderío de la plaza

El piloto/showman dirige una ola que da varias vueltas al graderío de la plaza

Marcos César pone en un aprieto a su coche

Marcos César pone en un aprieto a su coche

Con un formidable equipo de sonido, la música ponía su nota de “marcha” colaborando en la animación del público, algo que no fue nada difícil, pues éste estaba completamente entregado y decidido a aplaudir, a gritar, a animar, a vitorear y a formar parte de este show. Varios speakers se turnaban al micro y entre todos mantuvieron el calor del público en todo momento. Los saltos y los trucos aéreos de los pilotos en moto se alternaron con Marcos César, que hizo difíciles recorridos con su coche sobre dos ruedas, incluso pidió la colaboración de varias chicas del público para sentir la emoción de verse a punto de volcar en  el coche. En varias ocasiones pudimos ver que el coche se acercaba a terminar con las cuatro ruedas en el aire, pero en todas ellas el piloto lograba mantenerlo todo bajo control. También Marcos César Jr. tomaba parte del espectáculo con su quad, resultando todo un héroe para los más jóvenes. En un espectáculo del motor con tantos niños en el público no podía faltar  la presencia del mítico Rayo McQueen, protagonista de la película “Cars”. Rayo McQueen evolucionaba en la pista obedeciendo a las órdenes que le enviaba un niño del público que salió a manejarlo con el mando a distancia. Incluso vencía al mismísimo mercedes de Marco César en una carrera por la arena de la plaza, una victoria muy aplaudida por los peques del graderío. Sin embargo, eran los saltos y los trucos de los pilotos de motos los que realmente hacían enloquecer al público, eran los que lo levantaban de sus asientos, eran los que le hacían gritar de emoción y los que arrancaban aplausos sin cesar. El espectáculo del freestyle tiene en las motos a sus protagonistas y -de entre los pilotos- el mítico Edgar Torronteras es el rey o -como le decía más de uno- “el puto amo”. Torronteras era la figura más esperada, era el que hacía los trucos más irreales,  Torronteras es el que empuja los límites de lo imposible un poco más y el que se hizo dueño y señor de la pista en la Plaza de Toros de Huelva. Así quedó patente en el concurso al final del espectáculo entre todos los pilotos en el que el jurado era el público y sus aplausos la forma de puntuar sus actuaciones. Edgar Torronteras arrasó a la hora de recibir los aplausos/puntuación del público erigiéndose campeón de freestyle de la noche onubense.

Torronteras nos mostraba otra de sus muchas facetas, interpretando una sesión de beatbox

En un momento de la noche, Edgar Torronteras nos mostraba otra de sus muchas facetas, interpretando una sesión de beatbox

Pero el espectáculo está en el airePero el espectáculo está en el aire

Pero el espectáculo está en el aire

Un poquito de espectáculo también sobre la arena

Un poquito de espectáculo también sobre la arena

Algunas caras conocidas de Huelva Motera pudimos ver entre el público

Algunas caras conocidas de Huelva Motera pudimos ver entre el público

Y más caras conocidas, cuántos amigos tenemos ya repartidos por ahí

Y más caras conocidas, cuántos amigos tenemos ya repartidos por ahí

¿Qué tipo de persona es capaz de hacer esto?

¿Qué tipo de persona es capaz de hacer esto?

El indiscutible triunfador de la noche agradece a Huelva su cariño

El indiscutible triunfador de la noche agradece a Huelva su cariño

¿Queréis un poquito de "chup-chup"? Dos motos en el aire, un peligrosísimo ejercicio

¿Queréis un poquito de “chup-chup”? Dos motos en el aire, un peligrosísimo ejercicio

Y más "chup-chup", emoción y peligro en estado puro

Y más “chup-chup”, emoción y peligro en estado puro

Y más amigos, la gente del Motoclub Rociana saluda a la cámara

Y más amigos, la gente del Motoclub Rociana saluda a la cámara

Terminado el espectáculo, los pilotos se dispusieron a saludar, a firmar autógrafos y a fotografiarse con su público. Una interminable cola llevaba a los admiradores a conocer a sus pilotos favoritos. Ni que decir tiene que el ídolo de la noche también fue el más solicitado a la hora de posar con su público. Más de dos horas permanecía Edgar Torronteras atendiendo a sus seguidores, firmándoles autógrafos y sonriendo una y mil veces para sus cámaras.

Terminaba así una noche de emoción y peligro, terminaba así la visita del Freestyle Marcos César a Huelva, ya sólo quedaba recoger los trastos y descansar unas horas antes de volver a la carretera con destino a su siguiente espectáculo. Fue en este momento cuando tuvimos la oportunidad de charlar un rato con Edgar, un rato en el que ya no había público y en el que nos contó algo sobre su vida, sentado en su furgoneta, con gesto cansado pero siempre dispuesto a hacerse una penúltima foto y -en este caso- a responder a algunas preguntas. No te pierdas la entrevista a Edgar Torronteras.